LOS ÁNGELES.- La situación de la salud de 4,7 millones de niños hispanos de California, la mitad del total de los niños del estado, es compleja y presenta graves restricciones, reveló un estudio divulgado esta semana.

El análisis “¿Cómo están los niños?”, realizado por la Iniciativa de la Medida de la Salud de Niños y Adolescentes, muestra que aunque el 94 % de estos niños nació en Estados Unidos, muchos de ellos viven en la pobreza, no tienen seguro de salud y presentan altos índices de obesidad en comparación con el resto la población infantil del estado.

No obstante, según destaca el estudio comisionado por la Fundación Lucile Packard para la Salud de los Niños, a pesar de estas limitaciones, la mayoría de los menores tiene acceso a salud preventiva y muchos de los padres reportan que su estado de salud es “bueno” o “excelente”.

“La salud es un componente muy crítico del éxito futuro para los niños latinos de California”, aseguró hoy Fernando Mendoza, profesor de pediatría del Hospital Infantil Stanford de la Fundación Lucile Packard y uno de los expertos consultados para la investigación.

“Si ellos no alcanzan su máximo potencial será una carga económica severa para el estado”, advirtió.

Según el análisis, más de 370.000 niños hispanos de California, “no tienen seguro de salud a pesar de ser elegibles para programas financiados por el gobierno”.

El estudio considera que muchos padres inmigrantes indocumentados prefieren evitar inscribir a sus niños, la mayoría de ellos ciudadanos estadounidenses, en programas de cobertura de salud por miedo debido a su estatus migratorio.

“Los niños latinos tienen el mismo potencial para la salud y el bienestar que los demás niños, pero muchos de ellos enfrentan obstáculos que les impiden alcanzar ese potencial”, afirmó Christina Bethell, directora de la Medida de la Salud de Niños y Adolescentes y autora principal del informe.

Por otra parte, los niños de una de cada cuatro familias latin as viven “aislados lingüísticamente” en hogares donde el español es el idioma principal.

Estos niños hispanos enfrentan mayores retos en el acceso a la salud y sus logros educativos, comparados con niños que viven en familias donde se habla inglés y español, destacó el reporte.

“Este estudio muestra la necesidad de elaborar políticas que mejoren el acceso a la asistencia médica, eliminen las barreras idiomáticas y culturales para mejorar la salud y mitigar los efectos nocivos a la salud causados por la pobreza”, concluyó Mendoza.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com