WASHINGTON.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, recibió el 24 de octubre en el Despacho Oval con un abrazo a la enfermera Nina Pham, que fue la primera persona contagiada por ébola dentro del país y que ya superó la enfermedad.

Obama mantuvo un encuentro con Pham, de 26 años, en la Casa Blanca y los fotógrafos inmortalizaron el abrazo entre ambos, reflejo del deseo del presidente de tranquilizar a los ciudadanos estadounidenses tras la llegada del ébola al país.

La enfermera, que atendió en un hospital de Dallas (Texas, EE.UU.) a un liberiano enfermo de ébola y contrajo el virus, abandonó esa misma mañana el centro clínico de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en el que estaba internada en Bethesda (Maryland), a las afueras de Washington.

En un comunicado, las autoridades del NIH indicaron que Pham está “libre” del virus y poco después la enfermera salió del centro clínico.

Antes de su encuentro con Obama, la enfermera no tuvo que pasar por ningún otro chequeo o control adicional, dado que ya había sido sometida a cinco pruebas diferentes “para confirmar que ya no tiene el virus”, detalló a los periodistas el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Al dejar el centro clínico, Pham dijo a los periodistas que se sentía “afortunada y bendecida” y agregó que cree “en el poder de la oración” tras agradecer a las personas que rezaron por su curación.

El de Pham fue el primer caso de contagio por ébola ocurrido dentro de Estados Unidos y, desde el 16 de octubre, estaba ingresada en el centro clínico en Maryland, donde se está investigando una vacuna contra el virus.

El 25 de octubre, Obama, llamó a “guiarse por la ciencia y no por el miedo” ante los casos de ébola que se han detectado en el país.