LOS ANGELES.- El congresista californiano Alan Lowenthal (I), señaló que el caso de Darío Guerrero, un soñador indocumentado de Harvard que salió de Estados Unidos sin permiso porque su madre agonizaba en México y regresó con visa temporal, es otro ejemplo de que el sistema migratorio no funciona.


“Darío Guerrero, un excelente estudiante, nos enseña con su caso que en Estados Unidos se puede hacer todo lo correcto y aún así fue penalizado por ello”, dijo a Efe el congresista por el distrito 47 de Long Beach, California.


“El trató de seguir todas las reglas y cuando su mamá se agravó de cáncer en México, le demoraron el permiso de salida humanitaria varios meses, tuvo que salir de emergencia y el sistema que supuestamente tiene que promover el bienestar de la gente casi lo destruye”, indicó.


El alumno becado en la escuela de cine de la Universidad de Harvard es uno de los 514.800 beneficiarios de permisos para estudiar y trabajar en Estados Unidos bajo la Acción Diferida para los Estudiantes Llegados en la Infancia (DACA), aprobado por el presidente Barack Obama en 2012.


Lowenthal expresó que del Congreso federal debe de surgir una orden hacia la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) para acelerar los permisos de salida de emergencia de personas indocumentadas.


“Mi mamá acá en Estados Unidos quería ir a México a tratamientos con medicina alternativa y ver a su familia. El plan era que me fuera con ella, pero como no me daban el permiso que lo pedí en abril se fue sola en Julio”, relató a Efe Guerrero.
“Pero luego me llamaron de Moroleón, Guanajuato, (diciéndome) que estaba grave y ya no pude esperar el permiso, alcancé a verla viva y falleció el 14 de agosto”, recordó.


Los profesores de Harvard además de expresarle el pésame en cartas le garantizaron que no perderá su beca y reiniciará clases el siguiente semestre.