KANSAS CITY.- El equipo San Francisco Giants (Los Gigantes de San Francisco) aseguró su tercer título de la Serie Mundial en cinco años después de que venció el Kansas City Royals (Reales de Kansas City) 3-2 en el Juego 7.

A las series mundiales conquistadas en 2010 y 2012, los Gigantes acumulan la del 2014 para convertirse en tricampeones, que gustan –por lo visto- de los números pares.

Fue el excelente lanzador Madison Bumgarner, premiado como el Jugador más Valioso de la Serie Mundial, el encargado de humillar a lo Reales de Kansas City, y en su casa.

Bumgarner, un Gigante a toda prueba

Aunque el duelo entre los managers de los Gigantes y Reales, Bruce Bochy y Ned Yost fue de poder a poder, la velocidad y el control de Bumgarner , espigado zurdo de 25 años, se impuso, retirando a 14 bateadores en forma consecutiva y conquistando su tecer triunfo consecutivo en la serie, aunque sólo tuvo dos días de descanso.

Otro jugador sobresaliente fue el latino Pablo Sandoval, originario de Venezuela, quien bateó de 3-3 y produjo dos de las tres carreras, terminando con un brillante promedio de bateo de .429.

Gigantes de San Francisco, un equipo que llegó como ‘comodín” se empieza a acostumbrar a ganar estos juegos, luego de que en el 2010 ganara la Serie Mundial, al derrotar a Texas Rangers (Vigilantes de Texas), un honor que no conseguía desde 1954, cuando eran Gigantes de Nueva York.

Celebraciones degeneran en caos

Las celebraciones alegres degeneró en caos, con episodios de violencia en las calles, que se prolongaron hasta altas horas de la noche.

Las celebraciones comenzaron con multitudes de encender hogueras y haciendo estallar las botellas de champán, informó The Guardian, un diario de San Francisco.

A medida que la noche avanzaba, los fanáticos comenzaron a lanzar fuegos artificiales, algunos encender hogueras y saltar o meterse en ellas, participar en peleas a puñetazos, incendiar objeto e incurrir en acciones de vandalismo.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com