SAN DIEGO (CA), (EFEUSA).- Autoridades de México y Estados Unidos celebraron hoy de manera oficial, la culminación de la primera fase de construcción de las nuevas instalaciones de la Garita de San Ysidro, que separa San Diego (EE.UU.) y Tijuana (México) y es considerado el paso fronterizo más transitado del mundo.

La primera etapa, que inició su construcción en febrero de 2011, comprende la ampliación a 25 carriles con doble caseta de inspección, además de las nuevas oficinas administrativas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Con la reapertura de carriles a mediados de septiembre, debido a trabajos de remodelación que obligaban al cierre gradual de algunos de ellos, los tiempos de espera han disminuido drásticamente en la frontera entre Tijuana y San Diego.

Anteriormente, automovilistas en líneas regulares tenían que esperar entre dos o cuatro horas y actualmente, el cruce puede ser de hasta 40 minutos o menos, dependiendo la hora del día.

Se estima que diariamente, dicho puerto de entrada recibe alrededor de 50 mil vehículos y 25 mil peatones.

Pete Flores, director de operaciones terrestres de CBP en San Diego, indicó que desde la reapertura de carriles se ha registrado un aumento en el número de visitantes en comparación al año anterior.

“Dependiendo de los turnos y la hora del día (matutina o vespertina), hemos visto un incremento entre 4 y 24 por ciento en el número de visitantes que ingresan al país”, indicó el directivo al hacer una comparación entre octubre de 2013 y este año.

Asimismo, adjudicó la agilización del cruce, tanto a la inaugurada infraestructura como al uso de nueva tecnología y una mayor capacitación en agentes de aduanas para procesar de manera más eficaz a los pasajeros.

Por su parte, el alcalde de San Diego, Kevin Faulconer, resaltó que la disminución en los tiempos de espera para cruzar la frontera tendrá un impacto positivo en el desarrollo económico de ambos países.

“Proyectos como este llevan tanto al crecimiento económico como a la generación de empleos a otro nivel”, declaró el primer edil.

“Las largas demoras nos hacían perder oportunidades a los dos estados, pero hoy celebramos que el cruce fronterizo se puede convertir en uno de nuestros grandes beneficios”, agregó durante el acto.

Su homólogo, el presidente municipal de Tijuana, Jorge Astiazarán, coincidió en que la garita de San Ysidro traerá beneficios no únicamente a la región fronteriza, sino al resto de México y Estados Unidos.

“Los residentes de esta región, largamente añorábamos esto, voltear hacia la garita y ver que no hay esperas, esas largas demoras de tres o cuatro horas que inhibían el comercio, turismo y las relaciones familiares”, comentó.

Un estudio de la Asociación de Gobiernos de San Diego (Sandag) estima que cada año, la región San Diego-Tijuana pierde alrededor de 7 mil millones de dólares y 60 mil empleos a consecuencia de las largas filas para cruzar la frontera.

A su vez, la congresista Susan Davis reconoció la importancia de la garita de San Ysidro para la economía del país, por lo que indicó que seguirá impulsando para que se destinen los fondos necesarios para la última fase del proyecto de expansión.

La legisladora subrayó el impacto positivo que se ha visto tras la conclusión de la primera etapa de la remodelación.

“Con la agilización del cruce hemos podido hacer verdaderas diferencias en la calidad de vida. La gente ya no tiene que formarse a las 3 de la mañana para cruzar, quizá ya puede empezar a hacerlo a las 6 ó 7 de la mañana y saben que pueden llegar a su destino”, dijo.

Según informaron las autoridades, el costo total de las tres etapas que comprenden la expansión de la garita de San Ysidro es de 740 millones de dólares.

La última fase del proyecto ya está contemplada dentro del presupuesto del presidente Barack Obama para 2015 aunque todavía no ha sido aprobado por el Congreso.

Mientras tanto, la Administración General de Servicios (GSA), la agencia encargada del proyecto, ya inició los trabajos para la siguiente fase, en la cual se construirá un nuevo acceso de la autopista hacia la aduana mexicana El Chaparral en Tijuana, además de un cruce peatonal adicional tanto de México hacia Estados Unidos como viceversa.

Ruth Cox, administradora regional de GSA indicó a Efe que esperan concluir la siguiente etapa en 2017, y el proyecto final hasta 2021.

EFE

Ellatinoonline.com