El Spaceback es un compacto de 4,30 metros que se deriva de la berlina de cuatro puertas Rapid, un vehículo ya muy utilizado por el mundo del taxi por su fiabilidad y amplitud.

Skoda, a pesar de la derivada, ha marcado diferencias notables para evitar una asociación visual con el Rapid. El Spacebak se diferencia de su pariente con la pérdida del tercer volumen de la berlina, lo cual es un cambio sustancial de arquitectura que los diseñadores han adornado con algunos elementos que incrementan la diferenciación y mejoran la percepción de un compacto con cierto estilo, mucho más deportivo.

En algunas versiones se puede acentuar este tono más deportivo. La versión probada es uno de esos casos, ya que está vestida de rojo en combinación con techo decorado en negro brillante. Remata el cuadro la utilización de vistosas llantas de 17 pulgadas de cinco radios dobles.

En la vista frontal destaca la sencillez de un diseño en el que predomina la horizontalidad de la parrilla y de los faros, mientras el diseño lateral es mucho más vistoso, ya que se aprecia con mayor intensidad el contraste del rojo de la carrocería y el negro del techo.

El alerón trasero en negro y los montantes de las ventanillas también rematados en ese color potencian el toque dinámico del vehículo.

En la parte trasera llama la atención el gran tamaño de la luneta trasera, que incluso es más baja de lo habitual.

Si, como es el caso de la unidad probada, equipa de manera opcional el techo panorámico parece que toda la parte alta del vehículo se ha fabricado en cristal.

Sus faros traseros, como es tradicional, imitan el diseño de una letra C, lo que deja más espacio al cristal del portón.

El maletero tiene formas aprovechables, una capacidad de 415 litros y equipa argollas para asegurar mejor la carga.

El portón va revestido con tapicería en la parte interior y tiene un tirador de goma para poder bajarlo con más facilidad.

El interior es sencillo y un tanto espartano siguiendo el ejemplo germano, lo que ayuda a encontrar de un simple vistazo todos los botones, que además se encuentran al alcance de la mano.

El volante es multifunción y desde el ha de hacerse la conexión del teléfono móvil, sistema que no es tan intuitivo como en otras marcas del grupo Volkswagen o en otros modelos de la competencia.

En el tablero central hay dos relojes grandes separados por una pequeña pantalla en la que se puede consultar el ordenador de a bordo.

El reloj de la derecha informa de la velocidad a la que circula el coche y del nivel del depósito de combustible.

EFE

Ellatinonline.com