Toyota logro un substancial aumento en sus ventas en el trimestre de julio a septiembre, gracias a los tipos de cambio favorables y grandes recortes de costos. La utilidad neta aumentó 23 por ciento.

La compañía recortó su pronóstico de ventas para todo el año, pero elevó sus previsiones de beneficios e ingresos a nuevos niveles récord, con el yen japonés debilitándose más rápido de lo previsto.

Los sólidos resultados subrayan la sensibilidad continua de Toyota a los tipos de cambio. Al igual que otros fabricantes de automóviles japoneses, se ha beneficiado este año de la baja del yen frente a otras monedas.

Las grandes ganancias fueron en las ventas en América del Norte, con un aumento 12 por ciento con 685.000 vehículos en el trimestre.

Toyota, que mantiene su liderazgo como el mayor fabricante de automóviles del mundo en 2013, por la venta de un récord de 9,98 millones de vehículos, ya ha superado los niveles de ventas anteriores a la crisis financiera.

Pero por el debilitamiento de la demanda en Asia y Japón,Toyota pronostica que sus ventas globales lleguen 9.05 millones de vehículos, en el actual año fiscal que termina el 31 de marzo de 2015.

Pero estos ultimos tiempos marcan el regreso de Toyota a partir de una serie de años difíciles, marcadas por la primera pérdida operativa de la compañía en siete décadas, la crisis en todo el mundo del 2008 y el terrible Tsunami que azoto Japón en el 2011.