De hecho, los jóvenes fueron deportados el 20 de mayo del 2009 por la controversial acción de la Patrulla Fronteriza, por este motivo, y permanecer en casas de familiares y voluntarios en Tijuana, pero gracias a un permiso humanitario gestionado por activista locales se logró su retorno.

“No confiemos en quedarnos callados y aceptando, porque cerramos las puertas de la igualdad y del respeto a nuestros derechos”, diría entonces la madre de Stephany, Ana Benítez, una mujer ejemplar que junto a su esposo Claudio Jiménez, dan clases de alfabetización en un centro comunitario de Linda Vista.

En una visita que este reportero hizo a mediados de diciembre del 2009 al hogar de los Jiménez-Benítez y donde pudo confirmar su actitud positiva frente a la adversidad, dando afecto y confianza a los que los visitan pese a la crítica circunstancia en le que han vivido hasta ahora, pudimos conocer a sus hijos Geraldi, entonces de 3 años de edad, Droma, de 7; Claudio, de 14, Stephany, de 16 e Ingrid de 17.

Han pasado más de 5 años de entonces a la fecha y Claudio y Ana siguen participando en sinnúmero de eventos en acciones de respaldo a la Reforma Migratoria.

Reacciones a favor y en contra

Reacciones a favor y en contra generó en San Diego y California la Orden Ejecutiva instruida por el presidente Barack Obama y que evitará la deportación de 5 millones de indocumentados, poco menos de la mitad de los que actualmente se encuentran dentro del país.

“Las comunidades fronterizas celebran con nuestro movimiento esta victoria muy reñida para mantener 5 millones de familias unidas. Ha sido décadas de angustia y la tristeza y el dolor y las lágrimas y marchas y vigilias y marchas y ayunos”, afirmó Christian Ramírez, director de Derechos Humanos de San Diego Alliance y un activista de muchos años en la frontera San Diego-Tijuana.

“Hoy en día”, continuó, “hagamos una pausa para reflexionar sobre nuestros logros y volver a comprometerse seguir luchando por la justicia y la dignidad. Instamos al movimiento más amplio de derechos de inmigrantes no olvidarse de las comunidades fronterizas”.

¡Alertas ante posibles fraudes!

El abogado en Inmigración César Luna dijo que la decisión del presidente Obama se recibe con beneplácito entre los miembros de la comunidad latina, pero advirtió que las personas deben estar muy alertas para no ser víctima de fraudes por parte de seudo abogados que aprovechan estos momentos para lucrar a costa del engaño.

Indicó que en lo personal ha advertido que el anuncio presidencia se ha recibido ‘con buena vibra’ y como una señal positiva, pues permite aliviar el estatus migratorio de millones de inmigrantes, pero aún quedan muchos millones de indocumentados que tendrán que esperar.

Aclaró, no obstante, que las familias y las personas beneficiadas con esta acción deben actuar con cautela y prudencia y esperar a que se anuncien los lineamientos y se genere la infraestructura necesaria para que se lleve a cabo el proceso.

Luna indicó que son dos las vertientes primordiales que considera la orden ejecutiva de esta acción diferida: el beneficio para los padres de ciudadanos estadounidenses y residentes que tengan más de 5 años en el país y no tengan antecedentes penales, y quienes tendrían derecho a un permiso de trabajo y la seguridad de no ser deportados.

Y un cambio en el beneficio de la acción diferida de la llamada Deferred Action for Childhood Arrival (Acción Diferida para Arribo de la Niñez), cuya edad se amplía a personas mayores de 31 años, y que ahora podrá ir de los 32 a los 37.

Gran diferencia en la relación Congreso-Presidente, respecto a reformas migratorias de 1986, 1990 y 1996

Por su lado John Trasviña, decano de la Escuela de Derecho de University of San Francisco (USF) subrayó que Obama hizo uso “de su autoridad ejecutiva para hacer cambios drásticos en nuestras políticas de inmigración y las vidas de millones de personas que viven en los Estados Unidos “.

Sostuvo que “si bien existe un precedente ahora hay una gran diferencia en la relación que se observa entre el Congreso y el Presidente”.

“En mi experiencia en las leyes de inmigración de 1986, 1990 y 1996, hubo una consulta activa entre los congresistas y el Presidente, a pesar de que el Partido Republicano el control del Senado y la Cámara de Representantes”, dijo.

Bill Ong Hing, de la Escuela de Leyes de University of California Davis consideró que el principal beneficio que tendrán los indocumentados beneficiados es que “contarán con un permiso de trabajo y serán protegidos de una eventual deportación”.

Limitadas facultades del Presidente

Al comentarle que algunos sectores han mostrado decepción por el hecho de que la orden ejecutiva no les permite obtener la residencia o la ciudadanía y deja a muchos indocumentados en ‘el limbo”, su respuesta fue categórica: “el Presidente no tiene facultades para autorizar una visa, solamente el Congreso puede hacerlo y tampoco puede parar las deportaciones”.

Y ante la interrogante de si cree posible una reforma migratoria en el futuro próximo o en el mediano plazo, sostuvo: “no, porque los republicanos son demasiado tercos”, respondió.

Enrique Morones, director de Angeles de la Frontera quien por años ha encabezado un movimiento a favor de una reforma migratoria, aplaudió la decisión presidencial dijo “que cada día que pasa y nosotros no tenemos políticas humanas de inmigración, mueren dos personas intentando cruzar la frontera y mil son deportados (por la frontera México-Estados Unidos).

No obstante, como es lógico no todos están contentos con el anuncio presidencial

Así, el grupo activista Proyecto 21 en el cual se encuentran representados activistas afroamericanos, afirmaron que “con el golpe de una pluma, Obama premia a los se burlan arrogantemente de nuestras leyes y viola flagrantemente la Constitución”.

Asimismo Rob Luton, líder de la Coalición de Seguridad Fronteriza de San Diego, consideró que con esta Orden Ejecutiva el presidente Obama manda “la señal equivocada, pues premia a los infractores de la ley, que pueden esperar ser absueltos en algún momento”.

Indicó que en el fondo de esta decisión, “pienso que es un terrible error”.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com