EAST RUTHERFORD.- Odell Beckham Jr. es hijo de un grande (David Beckhan), pero juega fútbol americano en vez de sóccer como lo hiciera su glorioso padre.

Dicen que el ¡Hijo de Tigre es pintito! Y aquí parece que no falló la lógica de la genética.

Odell paralizó al mundo deportivo cuando en el cierre de la jornada dominical en un juego entre Dallas Cowboys y New York Giants, atrapó de manera increíble un paso enviado por Eli Manning, que iba bastante arriba de su cabeza.

Pero con un salto descomunal y un movimiento de espalda en el aire que le envidiaría un equilibrista circense, el joven capturó el ovoide y cruzo la tierra prometida, en uno de las mejores recepciones que se recuerden en muchos años.

Lo sorprendente de esta jugada, de acuerdo con los espertos, es que con un su salto, el Novato pudo eludir la marca personal de Brandon Carr, estiró su brazo derecho y bajó el pase con la mano, una cualidad que no es nada sencilla.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com