El éxito de Cadillac en la transformación de sus viejos y pesados vehículos a algunos mas audaces, es menos potable de lo imaginado.

Aunque su posición en el mercado ha mejorado, y el nuevo jefe de la automotriz, Johan de Nysschen, ha declarado que está haciendo ruido sin mirar a su competencia, todavía falta mucho camino para recobrar la imagen del pasado.

Su misión dependerá de vehículos como el mas económico ATS, el recién posicionado CTS, el XTS más exclusivo, el ELR técnicamente avanzado, y dos SUV’s, la compacta SRX y el de tamaño completo Escalade.

Pero a pesar de su impresionante línea, las ventas de Cadillac están fallando, incluso cuando el mercado del lujo crece.

El ATS comenzó con buenas ventas cuando se puso en marcha el año pasado. Cadillac inicialmente se movió con cerca de 3.200 unidades al mes. Este año, a partir de octubre, ese número se ha reducido a cerca de 2.500 ventas mensuales.

Esto significa que el ATS está siendo superado por casi todos los de su competencia, en el segmento de los compactos de lujo.

La fabrica del ATS en Lansing, Michigan, está cortando uno de sus dos turnos de trabajo para frenar la producción y evitar un exceso mayor. La fábrica fue cerrada durante tres semanas este verano para evitar producir mas vehículos para un exceso de oferta y baja de precios.

Cadillac tenía una cartera de pedidos de 166 días y 161 días de la ATS y CTS, respectivamente, muy por encima del promedio de la industria de 64 días.

Los primeros 10 meses de este año, el mercado global de vehículos nuevos subió un 5,5%, pero las ventas de la ATS se redujeron en un 18,9%, el CTS se redujo un 1,8% y el sedán de diseño antiguo, el XTS cayó un 23,1%. Por el contrario, el Cadillac Escalade subió el 50,6%.

Pero afortunadamente para Cadillac sus ventas globales han ayudado en los últimos meses por un cambio en el mercado hacia vehículos utilitarios de tamaño completo, sobre todo en China.

Y los nuevos cambio en el mercado van perfectamente sincronizado con el lanzamiento de un totalmente nuevo Escalade, que se espera mucho de el.

Pero la automotriz sigue decidida a seguir con la estrategia de precios recientemente elevados, incluso si se produce a expensas del volumen en el corto plazo.

Los productos de Cadillac son plenamente competitivos con sus rivales alemanes, pero la fijación de precios debe reflejarlo y no lo es.

Los ejecutivos de Cadillac tienen que estar frustrados, ya que la automotriz se esta perdiendo el boom de ventas de vehículos de lujo, especialmente ante marcas que son, o digamos, han sido sus competidores, como Audi, BMW y Mercedes Benz.

Cadillac se mudará al barrio Soho en Manhattan, para recoger una atmósfera diferente, esperando mejorar las ventas de la marca y renovar su imagen, con un nuevo marketing que la ayude.