SAN DIEGO.- Los agentes involucrados en la muerte del inmigrante mexicano Anastasio Hernández en 2010, podrían enfrentar juicio el próximo año luego de que no se llegara el pasado martes a un acuerdo con los abogados de la familia.

La audiencia se llevó a puerta cerrada en la Corte Federal de San Diego, en la que estuvieron presentes familiares de Anastasio Hernández, así como nueve de los doce agentes federales a quienes se les adjudica la muerte del mexicano.

La ausencia de tres de los oficiales se debió a que dos de ellos se encontraban fuera de la ciudad, y uno había solicitado permiso por enfermedad, según informó Eugene Iredale, uno de los tres abogados de la familia del mexicano.

El juicio intenta resolver la demanda civil interpuesta contra agentes y supervisores tanto de la Patrulla Fronteriza, como la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), a quienes se acusa de homicidio negligente y uso excesivo de fuerza.

Al término de la audiencia, que se extendió por tres horas, los tres abogados que representan a los cinco hijos de Hernández explicaron a Efe, que al no llegar a un acuerdo económico, se procedería a juicio, aunque la decisión aún no es definitiva.

“A este punto todavía no hay un acuerdo”, indicó Iredale.

“Tenemos planes de hablar más, pero creo que el porcentaje es de 50-50 quizá, y por eso es necesario para nosotros prepararnos para el día de juicio”, agregó.

El abogada Guadalupe Valencia señaló que el gobierno federal intentó apelar la posibilidad de ir a juicio, argumentando que los agentes fronterizos tenían inmunidad.

Dicho punto fue rechazado hace meses atrás por un juez federal, recordó el abogado.

“Están haciendo esto para retrasar el proceso y ver si nos cansamos pero eso no va a pasar”, subrayó Valencia, quien consideró que dichos argumentos “carecen de sustento legal”.

Por su parte, el abogado Adrián Martínez estimó que “en el mejor de los casos”, se podría ir a juicio en 2015, aunque de proceder la apelación podría ser en un par de años más.

“Este proceso se puede retrasar un par de años adicionales, siendo que el gobierno está utilizando los recursos que les permite la ley para retrasar el proceso”, dijo.

Anastasio Hernández Rojas murió hace cuatros años, a consecuencia de una brutal golpiza que le fue propinada por una docena de agentes federales en el área de deportaciones entre San Diego (California) y Tijuana (México).

La golpiza fue captada en dos vídeos que dieron la vuelta al mundo y que mostraron a Anastasio Hernández esposado en el piso sin mostrar resistencia, mientras recibía golpes y descargas eléctricas de los agentes.

También hizo que una docena de congresistas solicitaran una auditoría a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. (EFE-USA).

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com