SAN DIEGO.- En 1978 le dio su primer infarto a Marthel Mendoza, de 62 años de edad.

“Sentí como un bulto de cemento por dentro, mucho ardor”, comentó el señor Mendoza, en su humilde apartamento en la Ciudad de Chula Vista, el cual comparte con su esposa e hija de 13 años.

“De ahí para acá otro, luego otro, tuve cirugía cardiaca y me implantaron un marca pasos. Como dice mi esposa, tengo vidas de gato”, añadió.

Por algunos años, Mendoza, quien también sufre de estrés, presión alta, artritis y diabetes, continuamente visitaba el hospital y necesitaba su máquina de oxígeno en todo momento.

Pero, desde unos meses atrás, “gracias a Dios”, encontró el programa Patient Health Improvement Initiative (Iniciativa de Mejora de la Salud de los Pacientes).

Un proyecto innovador dirigido a pacientes con enfermedades crónicas que van de una crisis médica a otra, que visitan salas de emergencia con frecuencia y terminan con costosas facturas. Y que además, enfrentan otros problemas serios, como vivienda inadecuada, falta de transporte o depresión.

Hasta por 12 meses, cada paciente es atendido por una enfermera, una trabajadora social, promotoras de salud de la comunidad, y voluntarios de varias iglesias, para satisfacer las necesidades de salud más inmediatas del paciente y atacar los principales problemas sociales que afectan su salud.

El proyecto de tres años recibió un apoyo económico de 1.1 millones de dólares por parte del Healthcare Innovation Challenge Grant en 2012. La beca fue otorgada a el MultiCultural Primary Care Medical Group, un grupo de San Diego conformado por médicos independientes, en colaboración con el San Diego Organizing Project.

La idea es lograr un impacto a largo plazo en la calidad de vida del individuo, lo que también beneficia a sus familiares, la comunidad y al sistema de asistencia médica.

El equipo trabaja íntimamente con cada paciente, por medio de visitas a su casa para ayudarlos a controlar su enfermedad crónica, coordinar medicamentos y terapias y acompañarlos a sus citas, al mismo tiempo ofreciendo apoyo emocional y espiritual.

En el caso del señor Mendoza, su trabajadora social, Connie Cabrera, dijo que el plan fue evitar caer frecuentemente al hospital, proveerle educación para la salud, terapia, ayudarle a mantener su oxigeno y poner todo en orden.

Con una gran sonrisa y alivio, Mendoza reportó que ya no ha caído al hospital.

“Estoy menos estresado, con más ganas de vivir y de seguir adelante”, señaló.

“Antes usaba mucho la pastilla para el estrés, me sentía sin ganas de vivir, sin aliento. No pensaba que había porque vivir, ahora me siento más a gusto, con ganas de salir a la calle”.

Cabrera dijo que esa es la meta para cada paciente, de proveerles con las necesarias herramientas para que aprendan a vivir una mejor vida, a pesar de su enfermedad crónica.

Sobre el estado actual de Mendoza, la trabajadora social dijo que “él se ve muy bien, estabilizado”.

“Su salud está más balanceada, y para mi es un orgullo, puede vivir más tiempo con su familia. No le vamos a quitar la enfermedad pero le vamos ayudar a vivir más años”, expresó.

Las estadísticas del programa, la Iniciativa de Mejora de la Salud de los Pacientes, indican que los 117 participantes inscritos hasta la fecha han disminuido sus visitas a la sala de emergencia en un 31 por ciento, admisiones al hospital en un 22 por ciento, sus días de estancia en el hospital en un 49 por ciento, esto en comparación con el periodo anterior a su inscripción al programa.

De esos, un grupo de 21 participantes que pertenecían a un plan de salud han ahorrado cerca de 660 mil dólares anuales en costos médicos, una notable baja de los 1 millón 625 mil anteriores.

El fin de la iniciativa es inscribir hasta 160 participantes en este proyecto, y Mendoza invita a las personas que necesiten ayuda a vivir con su enfermedad crónica a que se inscriban.

“Le recomiendo a cualquier persona con alguna enfermedad que traten de ponerse en unas manos como estas, es de mucha ayuda. Estoy seguro de que se van a beneficiar.”

Para aprender más sobre la Iniciativa de Mejora de la Salud de los Pacientes hablar al (619) 266-3664 .