La historia automovilística alemana de México comenzó con los vehículos pequeños y baratos. Eso se acabó.

México se está convirtiendo en un lugar donde las marcas de lujo alemanas apuestan a las fábricas de más de mil millones de dólares.

Volkswagen marcó el comienzo de la era de auto producción alemana en México, mediante la construcción de escarabajos entre 1967 y el 2003 en el estado de Puebla. Los carros eran una vez el vehículo de elección para las empresas de taxis de la ciudad de México, con miles que navegaban las atestadas calles de la capital.

Pero eso ha cambiado. En esta década, México reclamará el cuarto lugar a nivel mundial por la producción de autos de lujo alemán después, de su país de origen y detrás de China y los Estados Unidos, superando a Bélgica, España y Brasil, de acuerdo con estimaciones compiladas por por la consultora IHS Automotive.

En la elección de México para un complejo industrial de este año, BMW validó el surgimiento de la nación como una potencia de auto ensamblaje.

BMW completa el trío de marcas alemanas, después de Audi y Mercedes Benz, al decidir construir autos en México a partir del plan en el 2012, configurado para iniciar la producción en el 2019.

Los fabricantes de automóviles de lujo saltaron delante de algunos competidores que aún están refinando estrategias para México, que está a punto de convertirse en el mayor productor de vehículos de América Latina.

Kia Motors anunció un proyecto de más de $ 1 mil millones en agosto, mientras que Toyota, el último gran fabricante de automóviles sin una planta de ensamblaje de México, está estudiando los planes de expansión en el país Azteca..

Audi el primero del grupo en anunciar una planta de México, iniciará el montaje en 2016. Daimler junto con Nissan, harán en conjunto vehículos compactos de Mercedes Benz e Infiniti, en su apertura de la fábrica en el 2017.

Las partes de los vehículos tienen un precio de un 10 por ciento más baratas que en los Estados Unidos, y las marcas de lujo alemanas no se verán afectadas por reducir costos, sin sacrificar la calidad de su demanda de los clientes.

LA entrada de los fabricantes de automóviles de lujo que acuden a México, permitirá a la nación hacer a un lado a Corea del Sur para convertirse en el tercer mayor exportador de automóviles, después de Japón y Alemania en 2016, de acuerdo con Robinet IHS.

Tanto Audi como BMW pueden extender su producción más allá de las 150.000 unidades, que están programadas para producir cada uno por año. El emprendimiento Nissan-Mercedes puede producir anualmente 300.000 vehículos.

México ya es un mercado importante para Mercedes Benz. La empresa cuenta con plantas de producción de camiones y autobuses en Saltillo, Santiago Tianguistenco y García, un centro de distribución de piezas en San Luis Potosí y una planta de remanufactura en Toluca.

«Habrá un gran aumento de la capacidad en el mercado de lujo, y México sigue acercando esas ventajas», dijo un portavoz de Audi.

«Solo falta regular y agregar seguridad a las entregas a Estados Unidos por los trenes, que son abordaron y robados muy a menudo», agrego el portavoz.

Además de las marcas alemanas, Ford hace el Lincoln MKZ en Hermosillo, y General Motors construye el Cadillac SRX en Ramos Arizpe, aunque sin embargo, el trabajo se trasladará a Tennessee a finales del próximo año.

Los graduados de las escuelas técnicas y programas de ingeniería aumentó a aproximadamente el 25 por ciento de los titulados en México en 2011 de alrededor de 15 por ciento en 2007, en comparación con una tasa de estancamiento de cerca del 10 por ciento en los Estados Unidos, de acuerdo con ProMéxico, la agencia de promoción de exportaciones de la nación.

«El mercado automotor en México está creciendo a pasas agigantados y tenemos que estar preparados para ellos, con material humano calificado», dijo el portavoz de ProMexico.