WASHINGTON D.C.- La Reserva Federal (Fed) no se muestra apurada y está ahora más inclinada a mantener las tasas de interés de referencia “por un tiempo mayor” del previsto anteriormente ante los posibles efectos negativos de una alza “prematura”.

Ello lo revelaron las actas de la reunión de enero del banco central estadounidense.

“Muchos participantes observaron que una alza prematura de los tipos de interés podría dañar la aparentemente sólida recuperación en la actividad económica real y las condiciones del mercado laboral”, indicaron los participantes en el encuentro del Comité de Mercado Abierto de la Fed.



Por ello, muchos se inclinaron por mantener las tasas de interés en sus niveles actuales “por un mayor tiempo”.

En niveles extraordinariamente bajos

Las tasas de interés de referencia se encuentran en los Estados Unidos en niveles excepcionalmente bajos de entre el 0% y el 0,25% desde el estallido de la crisis financiera en 2008. 

No obstante, y dada la consolidación del repunte en los últimos meses, la Fed concluyó su programa de estímulo monetario a través de la inyección de liquidez y señaló su intención de elevar las tasas a mediados de 2015.



El índice de desempleo descendió de manera sostenida y se encuentra ahora en el 5,7%, en niveles no vistos desde 2008, y en 2014 el crecimiento económico cerró en el 2,4%, el mayor desde 2010.

Preocupa aumento en índice inflacionario

Pese a ello, otro punto de preocupación es la persistente baja de la inflación en los Estados Unidos, por debajo del 2% establecido como umbral para la FED, y en diciembre el indicador cerró con una cifra interanual del 0,7 por ciento.

“Varios participantes en el encuentro consideraron la continua debilidad de la inflación subyacente como una preocupación”. según reflejaron las actas, que se publican tradicionalmente con tres de meses de retraso.

Dentro del panorama exterior, los miembros de la FED valoraron como un efecto positivo “mayor del esperado” en el crecimiento global los bajos precios del crudo.

Por otro lado, los participantes en la cumbre de fines de enero aludieron a la desaceleración de China como un factor que “frena la expansión económica en un buen número de países” así como que “la apreciación del dólar continuará siendo una persistente fuente de limitación”, especialmente para las exportaciones estadounidenses.

Sería hasta el segundo semestre

Algunos funcionarios de la FED y economistas han indicado que un alza de tasas, que sería la primera en casi una década, es más probable que ocurra entre junio y septiembre.

La Reserva Federal externó en diciembre que se orientaba a mantener las tasas cercanas a cero “por un tiempo considerable” tras haber completado su tercera ronda de compra de bonos, que finalizó en octubre.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com