CHULA VISTA.- La historia de la familia formada por Arnulfo Contreras y su esposa Inés Evangelimna Contreras C. conjuga no sólo a una generación del esfuerzo, el trabajo duro y la unidad generacional para llegar al éxito, sino una maravillosa historia de fe y perseverancia.

En una entrevista con El Latino San Diego, la señora Inés Evangelina y Karina, la mayor de la familia de 6 hermanos (2 hombres y 4 mujeres), describe su enorme (y justa) admiración que sienten por Don Arnulfo (ya fallecido), fundador-pionero de un grupo de restaurantes en crecimiento.

Unidos por un Río

La señora Inés Evangelina recuerda que él era originario de la pequeña comunidad de La Concha, sindicatura del municipio de Escuinapa, Sinaloa y ella en el estado de Nayarit, comunidades sólo separadas por el Río Las Cañadas, que paradójicamente desembocaba en el vecino estado de Durango .

Pero el éxito que ahora tiene esta familia latina no fue fácil ni mágico.

Su esposa recuerda que no fueron pocas las veces en que Don Arnulfo se aventuró a trabajar como Bracero y siempre conservaba el sueño de regresarse a su pueblo, donde incluso llegó a adquirir alguna propiedad.

Su inicio empresarial

Y en ese ir y venir a su entrañable tierra mexicana, ya casado con la señora Inés Evangelina comenzaría su proceso de arraigo a San Diego, confirmado el 16 de septiembre de 1981 cuando crean un muy modesto negocito de ‘Taco-Shop’, en la comunidad de Spring Valley.

No fueron pocos los momentos de ‘vacas flacas’ para la familia Contreras, pues la señora Inés Evangelina recuerda como en los primeros meses del negocio, en algunas ocasiones llegaron a vender $30 o menos al día, cuando los costos del pago de cocineros, meseros, los servicios de luz e impuestos eran considerablemente superiores.

Pero el espíritu emprendedor, de lucha y de amor a su trabajo y a su familia de Don Arnulfo y Doña Inés Evangelina eran mayores a las adversidades, pues mientras su esposa picaba la verdura o ayudaba en todo lo que se requería, no pocas veces su marido salía a dar un esfuerzo extra que le ayudaran a resistir la baja en ingresos: salía a vender sandías, frutas o productos, para poder hacer frente a los gastos.

“Hombre de valores y orgulloso de sus raíces”

“El era un hombre de valores, que trabajaba duro, muy orgulloso de sus raíces y un gran ser humano”, describe su hija Karina, de cuyo nombre surge la actual denominación de la cadena de restaurantes de origen mexicano.

Indicó que cuando tenía alrededor de 12 años de edad, sus padres se preguntaron ¿qué nombre le ponemos? Y se decidieron por el de Karina concretándose en el actual: Karina’s Mexican Seafood Cuisine.

Evoluciona y se extiende

Por su parte David Contreras, hermano de Karina, destacó que el concepto del restaurante ha ido evolucionando con el paso del tiempo, pero su esencia ha sido siempre ofrecer a los clientes la tradicional comida mexicana, mariscos (con platillos de ceviche, langosta, una selección de Margaritas, etcétera).

El joven destacó la apertura, la tarde-noche del miércoles 3 de febrero, del nuevo Restaurante en Otay Ranch Town Center, un concepto moderno que se asemeja a una confortable casa mexicana, cuyo concepto fue diseñado por el propio David.

Se corona un concepto

“Queremos que se sientan igual o mejor que en su casa y pasen un gran momento con nosotros”, dijo al señalar que en este diseño se corona un concepto que evolucionó de los otros siete restaurantes que Karinas cuenta en las ciudades de Encinitas, San Diego, National City y Chula Vista.

Al evento de apertura, asistieron los alcaldes de Chula Vista y National City, Mary Casillas Salas y Ron Morrison, este último destacó la expansión que esta franquicia empresarial ha tenido a través de los años.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com