SAN DIEGO.- Luis Vargas es un inmigrante mexicano que ha tenido que hacer frente a la adversidad y al sufrimiento, que no merecía. Primero fue injustamente acusado y encarcelado por un supuesto delito sexual que no cometió y por el que estuvo arrestado durante 16 años de su vida.

Hoy, Vargas, quien ha obtenido 4 títulos de Associate Degree (Carreras Técnicas) y ascendió a una gerencia, lucha al lado de su abogado Jamahl Calvin Kersey por evitar la deportación a México por parte del ICE y ha recibido el apoyo del Consulado de México en San Diego. La resolución del caso se tomará este 3 de marzo.

El abogado Kelvin Kersey dijo que se buscará convencer al ICE de que este hombre no representa un peligro para la gente y que se ha superado en lo personal, al vencer, primero, su adicción a las drogas y ascender en su trabajo.

Recordó que erróneamente este mexicano fue inculpado por tres delitos que no cometió: violación, secuestro y sodomía por la fuerza, en perjuicio de tres mujeres, una de las cuales, dijo ‘identificarlo’ por el tatuaje de una lágrima que efectivamente tenía, pero siempre aseguró haber sido confundido por el verdadero abusador sexual, pues ese día, y a la hora en que ocurrió el hecho, se encontraba trabajando, como lo documentó la investigación hecha por la organización California Innocence Project.

El tiempo, se convirtió en su mayor verdugo y ‘su mejor aliado’

Ante esto y sin mostrar una evidencia concreta, el 7 de diciembre de 1999 fue sentenciado por un juez a 55 años de cárcel a cadena perpetua. Pero el tiempo, más de década y media que no debió pasar Luis tras las rejas, fue, paradójicamente, su mayor verdugo y ‘su mejor aliado’: un juez dictó la resolución de su inocencia y fue liberado de una prisión el 23 de noviembre del año pasado.

En espera de la resolución

No obstante ahora está a disposición de la Oficina de Inmigración y Aduanas en un Centro de Detención de la ciudad de Santa Ana y espera (enseñando a otros inmigrantes la lectura de textos bíblicos, al igual que lo hizo en prisión) la resolución del ICE o un juez de inmigración, esperando que reconsideren, en su caso, la orden de deportación, pues demostró su inocencia.

El abogado Jamahl Kelvin Kersey destacó el apoyo recibido por Luis, por medio de cartas de solidaridad para que no sea deportado, y dijo que en base a malas experiencias sufridas por Luis en una ciudad fronteriza mexicana y expuestas al ICE, Luis espera que se le permita continuar en el país.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com