SAN DIEGO, CA.- El 29 de diciembre de 2011 la agrupación de padres de familia de Morgan Hill Concerned Parents Association interpuso ante la Corte de Distrito del Este de California, una demanda en contra del Departamento de Educación de California.

Su queja de fondo, fue exigir que la agencia de educación estatal liberara información que incluía datos personales de alrededor de 10 millones de estudiantes en California, relacionados con su estatus de identificación personal.

Y fue a principios de febrero de este año que la juez estatal Kimberly J. Mueller resolvió un fallo a favor de la organización de padres que tienen como consigna la defensa de los niños discapacitados.

Fallo controversial

La resolución obliga al Departamento de Educación de California a proporcionar información que hasta ahora esta agencia había tenido como confidencial. La misma podría incluir el nombre del estudiante, su número de seguro social, así como su domicilio y evaluaciones mentales y físicas que los alumnos que asisten a escuelas públicas de California, han tenido desde el 1 de enero del 2008 a la fecha (los últimos 8 años).

“No buscamos información específica”: Inglés

Christine Inglés, vicepresidenta de California Concerned Parents (Padres Preocupados de California), una organización que agrupa a los padres del estado incluida Morgan Hill, aseguró, sin embargo, que “no estamos buscando información específica de los estudiantes”. Según ella la organización de padres se buscaría, por ejemplo, determinar si los estudiantes afroamericanos, etiquetados como “personas con discapacidad intelectual” eran desproporcionadamente mayores en ‘las clases especiales’ en lugar de integrarse ‘a las clases generales’, o si los estudiantes que fueron diagnosticados con problemas de comportamiento contaban con un plan de gestión sobre su conducta en el plantel; es decir, un plan supervisado sobre su proceder.

Temen a sobre-exposición

No obstante a esta resolución, padres de familia han expresado preocupación en comentarios en la página de Facebook, señalando que la misma expone a sus hijos a sobre-exposición, algo que no están dispuestos a tolerar.

En el mismo sentido se expresó el Superintendente de Educación de California, Tom Torlakson, quien expresó que pese a la resolución, continuará dando un fuerte apoyo “a la protección de la privacidad de los estudiantes”, que enumeró como una de las prioridades de su administración.

“Hemos luchado enérgicamente para proteger los derechos de privacidad de los estudiantes y continuaremos esa pelea”, dijo y recordó que “los padres, tutores y algunos ex alumnos mayores de 18 años que puedan oponerse a la divulgación de información de identificación personal a los demandantes en un caso judicial”.

Ley Estatal Vs. Ley Federal

Hasta ahora, la ley federal contenida en el acta: Family Educational Rights and Privacy Act (FEPRA) ha obligado a las escuelas y distritos a preservar la confidencialidad de los datos personales de los estudiantes, por lo que la resolución estatal interferiría una ley federal.

Cabe destacar que distritos escolares como Chula Vista Elementary School District (Distrito Escolar de Primarias de Chula Vista), publicaron un mensaje de deslinde del juicio.

Al aclarar que esa resolución entraría en vigor a partir del 1 de abril del 2016, el distrito precisa a la comunidad escolar: “el Distrito no es parte del juicio y por tanto, no es requerido a revelar información de ningún estudiante y no intenta hacerlo”.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com