SAN DIEGO.- Si el alcalde de San Diego Kevin Faulconer no recibiera el 50% más uno de los votos en las elecciones primarias de junio próximo, se vería obligado a contender en las generales del 7 de noviembre.

Faulconer, quien reemplazo en el cargo al exsenador federal demócrata, Bob Filner, acusado de acoso sexual en contra de mujeres con las que tuvo acercamiento, busca la reelección, pero para eso tendrá que vencer a los precandidatos registrados.

Por lo pronto, al menos ocho precandidatos han confirmado su registro para buscar la alcaldía, pero de acuerdo con las reglas del juego, esa cifra podría aumentar cuando se lleve a cabo el recuento final por parte de la Oficina de Registro Municipal.

El Administrador de Campaña de Kevin Faulconer, Jason Roe, dijo que hace dos años el jefe del gobierno municipal se comprometió a mejorar la ciudad de San Diego y sus finanzas, “y eso es lo que ha hecho”.

Agregó que “sin aumentar los impuestos, ha dado prioridad a la contratación de nuevos elementos de la policía, mantuvo y ha mejorado las bibliotecas y los centros de recreación, conservándolas abiertas más tiempo”.

Entre los avances de su administración, presumió que ha tapado “miles de baches y duplicó las millas de calles reparadas, además de que el alcalde se ha comprometido a terminar el trabajo de restauración de servicios”.

Para los observadores, sin embargo, solamente tres de los precandidatos reunirían el perfil adecuado para contender: la demócrata Lori Saldaña, ex asambleísta que sirvión