La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) lanzó desde el sur de California una campaña para pedir al presidente Barack Obama que prohíba que niños indocumentados centroamericanos de hasta 3 años de edad tengan que defenderse a sí mismos ante cortes y jueces federales de migración como si fueran sus propios abogados.

Un juez federal reveló que preparaba a niños de 3 y 4 años para que se representaran solos en su corte de migración para audiencias en las que se determinaba si eran deportados.

“Ningún niño merece enfrentar a un juez de migración por sí mismo, ni ceder la seguridad de su refugio sólo porque no puede pagar un abogado”, declaró la ACLU.

En la campaña “Pequeño, temeroso y solo ante una corte”, la organización pide que el público apoye con firmas en internet la petición que será enviada al presidente Obama.

La ACLU se propone reunir unas 50,000 firmas y al cierre de esta edición llevaba más de 40,000.

“Juntos podemos crear un sistema más justo para los niños; el presidente Obama tiene el poder de ordenar representación legal para todos los niños que enfrentan audiencias de deportación”, explica el texto de la campaña.

La organización lanzó la campaña luego de que la semana pasada publicó parte del testimonio del juez Jack Weil, quien dijo ante un tribunal de apelaciones que él instruye a niños de entre 3 y 4 años de edad para que se auto representen en su corte.

Esto es lo que transcribió la ACLU:

Pregunta: “¿Es cierto que hay algunos niños que son tan jóvenes que incluso si reciben el aviso y una explicación por parte del juez, no van a entender lo que está pasando, ¿correcto?”

Respuesta del juez Weil: “Tengo que ir caso por caso. He enseñado leyes de inmigración a niños de tres y cuatro años, literalmente. Requiere de mucha paciencia. Ellos lo entienden. No es lo más eficiente, pero se puede hacer”.

En enero pasado las cortes federales de migración en todo el país emitieron más de 10,000 órdenes de deportación contra niños y adolescentes centroamericanos que llegaron sin la compañía de adultos a través de la frontera.

Los tribunales ordenaron las detenciones y deportaciones porque los menores no se presentaron a citas que tenían para ventilar sus casos en audiencias.

Mientras que la ACLU también demanda que se detengan esas deportaciones porque los menores habían solicitado refugio al huir de la violencia en sus lugares de origen, las cortes mantienen los procesos de echar a los niños del país.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com