SAN DIEGO.- El ex alcalde Bob Filner incurrió en un abuso de poder, dijo el abogado sandieguino Dan Guilleon, frente al jurado.

Al asumir la defensa de su cliente, Stacy McKenzie, el abogado también cuestionó el hecho de que la ciudad no haya podido impedir el acoso sexual en que el ex congresita habría incurrido en el desempeño de su función.

Guilleon, quien tiene su despacho jurídico en 1320 Columbia, Street, en el centro de San Diego, describió a Filner como “un hombre arrogante” que se aprovechó de su cargo, dijo, para presionar a la supervisora de mantenimiento y operaciones de Mission Bay Park.

En su comparecencia como parte acusadora, McKenzie afirmó al rendir su testimonio que ella se encontraba en un evento en Clairemont Mesa el 21 de abril del 2013, cuando se le acercó el entonces alcalde y le habría pedido que esperara mientras el terminaba una entrevista con una estudiante de periodismo.

Según la mujer, mientras hablaba con la muchacha, Filner la habría mirado de “una forma lasciva” y le habría preguntado si estaba casada o tenía novio, para luego indicarle que quería una cita con ella, pero fuera de su función como empleada de la ciudad.

Gilleon reafirmaría este dicho y dijo que Filner “la tomó por detrás, le frotó el brazo y las nalgas y le pidió una cita, con la insinuación: me gustaría hablar con las mujeres hermosas”.

Sin embargo, Bob Filner y su defensa rechazaron estas versiones, y sostuvieron que no McKenzie no había aportado ninguna evidencia de su dicho.

Stacy McKenzie también expresó que ha sido afectada por la ansiedad que el hecho le ha provocado en lo personal.