SAN DIEGO.- Residentes de la comunidad de North Park han tomado el buen ejemplo de su vecina, City Heights.

En forma decidida, han iniciado un programa de limpieza para abatir el serio problema que para ellos representa la presencia de carros abandonados en vía pública, basureros clandestinos, robos y graffiti, dos problemas estos últimos difíciles de erradicar.

Encabezados por ciudadanos entusiastas como Jay Villanueva, Peter Conneelly, Alan Bennet , Sue Zinsda y Joseph Ciolino, entre muchos otros, han hecho realidad el ideal de contar con una Patrulla de Barrio, dirigida por la propia comunidad en colaboración con la policía local.

De Alan Bennet, se le recuerda en la comunidad donde reside por su incansable labor a favor de la conservación de las plantas nativas en Barrio Balboa.

Comprometido con la comunidad

Su compromiso con la comunidad lo expresa en una carta enviada a un vigilante al que sólo llama como “Ranger Roberto”.

“El domingo 4 de octubre de de 2015, aproximadamente a las 10:30 de la mañana, yo estaba conduciendo hacia el sur en la Florida Drive. Vi una cubierta vegetal azul de un campamento de personas sin hogar en el lado oeste del bloque 2400 de la Florida Drive, BPRM LL G-6. Ahí encontré una persona edad avanzada para dormir hombre blanco con barba en el área del emisario de aguas pluviales en la zona de inundación de la pólvora Creek. Le aconsejé del peligro muy serio en estaba en lo que iba a llover fuertemente. Le pregunté si le gustaría la ayuda del equipo de captación sin hogar (HOT). El se negó. Empacó sus pertenencias y se fue. Las imágenes adjuntas muestran la cantidad muy importante de escombros que dejó atrás” También había un campamento de personas sin hogar ya se ha informado acerca de doscientos pies (200 ‘) más al sur”.

“Ha rendido buenos frutos”

Mensajes como el anterior son frecuentes entre los residentes que participan en el programa ciudadano bautizado por ellos como “Windows Broken” (Ventanas Quebradas) y que, de acuerdo con ellos, “ha comenzado a rendir buenos frutos”.

Cabe recordar que fue City Heights la primera comunidad de San Diego que recibió reconocimiento internacional por la colaboración que se manifiesta entre los miembros de esa comunidad, el gobierno y sectores privados que apoyan sus programas.

Aunque el programa de North Park ha iniciado en fecha relativamente reciente, sus impulsores tienen confianza en que, de igual forma, este programa comunitario ajeno, al menos por ahora, a fines partidistas, tendrá el éxito buscado por esa comunidad.