SAN DIEGO.- Un crucero chocó esta tarde contra el muelle de San Diego, alrededor de la 1:00 p.m., dejando un saldo de 7 personas heridas.

El percance se produjo sobre Broadway Avenue y North Harbor, causando temor entre los turistas, que al ver el crucero aproximarse y oir el claxon de alerta, gritaron y corrieron por la banqueta a diversos puntos para alejarse del peligro.

Conforme al Capitán Joe Amador, portavoz del Departamento de Bomberos de San Diego, por fortuna ninguna de las lesiones sufridas por las siete personas, todos adultas, que resultaron lesionadas, ponen en riesgo su vida.

Amador agregó que tres de los lesionados fueron llevados a hospitales para su atención, donde médicos evalúan su condición, que va desde lesiones en el cuello, hasta anomalías en la presión sanguínea, pero nada de cuidado.

También informó que los pasajeros que resultaron ilesos, permanecieron en cubierta, a la espera de que se les remolque.

Fallas en sistema de propulsión

Aunque no se ha liberado una información oficial sobre la causa del incidente, algunos testigos, miembros de la tripulación, reportaron que venían batallando con un irregular funcionamiento en el sistema de propulsión de la nave, ante de que este perdiera control y terminará chocando contra el muelle.

Amador adelantó que corresponde a la Guardia Costera rendir el dictamen oficial sobre la causa del accidente del Crucero Aventura Hornblower,.

Esta empresa está acreditada y cuenta con permiso para operación como crucero turístico con más de 22 años de funcionamiento, y se especializa en cenas para viajeros de la bahía, visitas guiadas, eventos fletados y excursiones de observación de ballenas en el océano.

El incidente más reciente que se recuerda relacionado con la operación de cruceros en la región, ocurrió el 9 de noviembre del 2010 al Carnival-Splendor, quien sufrió un incendio y quedó a la deriva en playas de Ensenada, Baja California.

El crucero, con base de operación en el estado de Florida, transportaba 3 mil turistas y autoridades de Estados Unidos y México, decidieron entonces desembarcarlo en las playas de San Diego.