El salario mínimo en California va a aumentar de 10 a 15 dólares por hora pero gradualmente, a partir de enero próximo y a lo largo de seis años.

El gobernador Jerry Brown dijo que firmó la ley para incrementar el salario como una medida “para que tengamos una sociedad más justa y armoniosa”.

El incremento había sido acordado entre legisladores y dirigentes de los principales sindicatos en el estado, que analizaron la carestía de la vida en California. Lo que convinieron y que firmó el gobernador es esto:

El próximo primero de enero el salario mínimo en California pasará de 10 a 10.50 dólares por hora regular. A partir de entonces cada primero de enero durante los siguientes cinco años habrá nuevos incrementos graduales hasta que en el 2022 se alcancen los 15 dólares por hora.

La medida es parea los negocios que tienen al menos 26 empleados; los que tienen 25 o menos tendrán un año de gracia para comenzar a aumentar salarios.

Luego de que se alcance el salario mínimo de 15 dólares por cada hora regular trabajada –en tiempo extra llegará a 22.50 por hora–, las organizaciones podrán negociar aumentos posteriores de hasta 3.5 por ciento, para hacer frente al costo de la vida, conforme vaya en aumento en California.

El plan permitirá apoyar a quienes más lo necesitan, declaró el presidente del senado de California, Kevin de León, quien creció en el Barrio Logan de San Diego.

“En el estado más rico, del país y de este planeta, nadie –lo quiero enfatizar y subrayar–, nadie, pero nadie que trabaje tiempo completo, debiera ser obligado a vivir en la pobreza”, declaró De León.

“Tenemos que ayudar a quienes nos ayudan y hacer de California la séptima potencia mundial”, remató el senador.

El salario mínimo en California ha aumentado de 8 a 10 dólares en los últimos dos años pero ha sido insuficiente.

El gobernador Brown dijo que el incremento que firmó es una medida moral con la que los padres de familia pueden cuidar más satisfactoriamente de sus hijos.

En San Diego, donde las rentas se han disparado hasta acercarse a los dos mil dólares mensuales en promedio, el actual salario mínimo de unos 1,920 dólares por mes antes de impuestos, para una persona de tiempo completo, queda incompleto para cubrir otras necesidades básicas.

Sin embargo no todos en San Diego estuvieron de acuerdo con el incremento que firmó el gobernador Brown.

El presidente de la Cámara Regional de Comercio de San Diego, Jerry Sanders, consideró que el aumento al mínimo impactará a las empresas, especialmente a las pequeñas empresa, que, aseguró, se verán forzadas a despedir empleados.

Sanders criticó que la iniciativa que firmó el gobernador sobre el mínimo fue “elaborada en un fin de semana, apurada en la legislatura y finalmente firmada sin consultar con las empresas”.