NUEVA ORLEANS, LA.- El Juez de Distrito Federal Carl Barbier ratificó la aprobación final de una resolución de $20,000 millones, poniendo fin a una larga batalla legal entre el Departamento de Justicia y La Patrulla Fronteriza.

Este litigio originó un desastre ambiental y humano causado por la mortal explosión de la plataforma “Deepwater Horizon” y el consiguiente derrame petrolero.

El derrame, ocurrido el 20 de abril de 2010, causó la muerte de 11 personas y vertió 290 millones de galones de crudo en el Golfo de México. El pozo vertió crudo durante 87 días, y eventualmente fue sellado el 15 de julio de ese año.

La resolución de $20,000 millones es la mayor sanción jamás impuesta en virtud de la Ley de Agua Limpia.

Como respuesta, el director ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, emitió la siguiente declaración:

“Mientras que nos complace ver que a BP finalmente se le responsabiliza por el desastre de la Deepwater Horizon en virtud de la Ley de Agua Limpia, ninguna cantidad de dinero podrá reparar el daño causado a las comunidades del Golfo y al medio ambiente aquel día de 2010.

“La única manera que realmente podemos proteger las costas, sus comunidades y el clima es acabando por completo con las prospecciones costeras y dejar los combustibles sucios en el subsuelo.

La administración Obama puede lograr esto retirando el Golfo de México y el Océano Artico —como ya hizo con la costa atlántica— del Programa de Arrendamiento de Gas y Petróleo de Cinco Años de la Plataforma Continental Exterior. Esto los salvaría de futuras catástrofes, como el derrame de BP en el Golfo de México”.