SAN DIEGO.- En medio de controversia y alguna oposición, la Asociación de Gobiernos de San Diego (SANDAG), aprobó el plan regional de transporte, que contempla mejoras a las autopistas interestatales.

El plan referido, que contempla una inversión de $204 millones, establece un marco para futuros proyectos de transporte de la región para los próximos 35 años fue aprobado el viernes por SANDAG y sus miembros, el viernes 8 de abril.

Pero el mismo, observó la oposición de los ecologistas y defensores de transporte público, que sostienen que el plan denominado “San Diego Adelante” no va lo suficientemente lejos en la priorización de transporte masivo.

Los partidarios dijeron que el plan elaborado por la agencia de planificación regional destina el 75 por ciento de la financiación en los primeros cinco años para poner en práctica el tránsito, el ciclismo y las estrategias para caminar.

Las reacciones

“En realidad, el plan de transporte regional no es una buena opción para nuestras comunidades, la verdad sigue siendo la misma: El plan de transporte regional no satisface las necesidades de la comunidad, y es no es un buen plan para mejorar la salud pública, la seguridad y la sostenibilidad de la región de San Diego”, dijo Monique López, defensora de Política de Health Enviromental Coalition .

Indicó que “nuestras comunidades sólo mejorarán cuando nuestro gobierno escuche a la comunidad y se mantenga unida con ellos. Nuestras comunidades no tienen millones de dólares para ejecutar una campaña de medios de comunicación sobre la necesidad de justicia transporte. Nuestras comunidades tienen la verdad. Tenemos nuestras historias. Tenemos nuestro corazón.

Afirmó asimismo que los ejemplos sobran: “lo encontramos en Alma de Sherman Heights, que solía tomar el transporte público dos horas en cada dirección para ir a trabajar todos los días y mantener a su familia; en Brent del Barrio Logan, una comunidad para las aceras y joven, que cruce seguro cerca de Chicano Park”.

“Falta seguridad vial”

Ejemplificó en el caso de “Boo de la pata, la vida de los refugiados en la ciudad de Karen Heighst. Ella y su hija fueron atropellado por un automóvil en una carretera cerca de su casa debido a la falta de lugares seguros para caminar”. El padre y la madre de una familia en el lado oeste de National City, quienes tienen que quedarse hasta tarde todas las noches con su hijo que tiene asma – que se desencadena por la contaminación de la autopista vecina. Ellos, y muchos otros, son nuestra inspiración. Ellos viven nuestros temas de conversación. Sus vidas son nuestro mensaje, y ese mensaje es el siguiente: Hay que poner en primer lugar la salud y la seguridad de nuestras comunidades”, dijo López.

En contraposición a esa postura la concejal de San Diego, Lorie Zapf,. Dijo que “durante todo el proceso, SANDAG ha tenido que hacer un montón de ventajas y desventajas, y el resultado, creo, es un plan equilibrado, pues hay inversiones en tránsito y en bicicletas, zonas peatonales”.