El alcalde Kevin Faulconer inició su campaña por la reelección para los próximos cuatro años pero esta vez enfrenta algunas críticas a su desempeño.

La vocera de la campaña, Francis Barrasa, dijo a El Latino que en los últimos dos años el alcalde ha invertido el 50 por ciento del presupuesto en mejorar los vecindarios de la ciudad, que fue una de sus promesas de campaña.

Barrasa dijo que Faulconer también mejoró los tiempos de respuesta a emergencias, hizo que las bibliotecas y parques estén abiertos más horas, contrató a la primera jefa femenina de la policía de San Diego, creó un refugio que ayuda todo el año a los indigentes; también ha impulsado compañías innovadoras y mejoró la atención al público por parte de la alcaldía, entre otros logros.

Pero el aumento al salario mínimo a 15 dólares por hora es una de las demandas más sentidas de los sandieguinos y Faulconer no sólo la ignoró, sino que se opuso a ese aumento que de acuerdo con encuestas es lo que quiere la mayoría, cuestionó la aspirante independiente a la alcaldía, Lori Saldaña.

Saldaña, ex legisladora estatal, aseveró que si el alcalde no puede guiar a la ciudad hacia lo que quiere y necesita la mayoría, debería dejar el cargo.

La reacción del candidato demócrata, Ed Harris, no fue muy distinta. Dijo que el alcalde Faulconer mostró una clara falta de liderazgo con el tema del estadio de los Cargadores para mantener al equipo como local.

La mayoría de los residentes de San Diego quiere mantener al equipo y, como en otros asuntos importantes, el alcalde se hizo a un lado y dejó que los sandieguinos resolvieran, cuestionó el ex regidor de la ciudad.

El alcalde cuenta con el apoyo de, entre otras organizaciones, la Cámara de Comercio de San Diego y el Partido Republicano en el condado.

Faulconer ganó en elección especial la alcaldía luego de que fue destituido el ex alcalde Bob Filner, quien enfrentó acusaciones de acoso sexual por al menos una veintena de mujeres hace dos años.