SAN DIEGO.- Pocos lo saben y pese a ocupar uno de los primerísimos lugares en cuanto a clima y ubicación geográfica, el área metropolitana de San Diego tiene el 13ª sitio en la escala de la peor contaminación por ozono en el país.

Ello conforme a un estudio publicado por la American LungAsociación , California Chapte, ALA, (Asociación Americana de Cáncer de Pulmón, CFapítulo California), que indicó que el estudio comprendió el monitoreo en dos años de investigación en varias ciudades del país.

Según el reporte las ciudades de Bakersfield, Los Ángeles, Long Beach y las regiones de Fresno-Madera, Visalia-Porterville y Hanford, fueron las clasificadas como las más generadoras de ozono, un contaminante que se encuentra en el aire.

No obstante no todas son malas noticias, pues el estudio también mostró menos presencia de otras partículas contaminantes.

Uso de combustibles más limpios

“Gracias al empleo de los vehículos que usan combustibles más limpios y tecnología innovadora en California,

estamos viendo un progreso constante en nuestra lucha por respirar un aire más limpio», dijo Olivia J. Díaz-Lapham, presidenta / CEO de ALA en California.

Como contraparte, la investigadora reconoció, no obstante, que “más del 80 por ciento de los californianos,

32 de los 37 millones de habitantes, que en promedio tiene el estado, todavía viven en condados con aire contaminado durante ciertas estaciones del año”.

“Simplemente debemos hacer más para proteger la salud de

Los californianos “, dijo Díaz-Lapham.

Pero…impactan sequía y cambio climático

Para la ALA de California hay factores detonantes de los problemas de contaminación de ozono en la atmósfera de varias ciudades californianas, incluyendo San Diego.

Entre ellos destacó “la prolongada sequía y las olas de calor más frecuentes causadas por el cambio climático (efecto ‘greenhouse’ o de invernadero que está haciendo que sea más difícil contar con aire más limpio”, como estábamos acostumbrados en décadas pasadas, en San Diego.

Pero otra la noticia agradable, dijo, es que que pesar de un aumento de ozono en los días de mayor tráfico vehicular y de trabajo de la industria, “San Diego también ha experimentado una caída general del 71 por ciento, en días no saludables, de ozono y las partículas insalubres desde el 2000 a la fecha.