OCEANSIDE, CA.- Es un estudiante indocumentado de origen mexicano, que reconoce que DAPA y DACA son sólo “una curita en una herida que sangra, pero que ya ha beneficiado a muchas personas”.

Así, de frente y sin miedo, Francisco Ramírez, un alumno de Mira Costa quien sueña con llegar a la universidad para estudiar la carrera de Diseño Gráfico tiene muchas razones para pedir justicia para los migrantes que trabajan en este país.

Francisco recuerda que llegó, como indocumentado, procedente en 1999 (hace 17 años) acompañado por su madre y su hermana, para reunirse con su padre, y otros familiares.

Su padre del mismo nombre, desafortunadamente falleció en 2014 de daño pulmonar que le ocasionó su trabajo en una mina de Querétaro, pero le dejó una gran enseñanza y legado: luchar por sus ideales y seguir adelante frente a cualquier adversidad que se interponga en su camino”.

“Han gozado de impunidad”

El muchacho se unió el jueves 21 de abril a compañeros activistas de la organización MEChA en una expresión de protesta efectuada en Mira Costa College en la cual expresaron su inconformidad “por los abusos a los derechos humanos de la comunidad”.

Un grupo de estudiantes se manifestó en el condado Norte para expresar su inconformidad “por los abusos a los derechos humanos por parte de agentes fronterizos hacia nuestra comunidad”, en palabras de Miguel Núñez Vázquez, otro estudiante, que comparte una estrecha amistad con Francisco.

“Ninguno ha sido procesado”

Agregó en el mismo sentido que “por más de 90 años, esta agencia ha gozado de impunidad, desde el 2010 a la fecha”, dijo, “han ocurrido 48 muertes a manos de agentes fronterizos y ningún agente ha sido procesado o hecho responsable por sus acciones”.

Núñez Vázquez expresó que ante estos hechos “los estudiantes tienen una legítima razón por la cual deben de sentírse miedo o sentirse intimidados por la presencia de agentes fronterizos en sus comunidades”.

También estudiantes participaron en una recreación de los hechos ocurridos la noche del 28 de mayo del 2010 en que el inmigrante mexicano Anastasio Hernández Rojas “fue asesinado por más de una docena de agentes fronterizos; para ilustrar la realidad de abuso que existe en esta agencia”.

Al señalar que coincide plenamente con lo expresado por Miguel, Francisco Ramírez fue categórico y co ntundente: “no lo digo yo sino el Homeland Security, (el Departamento de Seguridad Nacional), “que la Patrulla Fronteriza está fuera de control”.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com