Las semillas de cáñamo son excepcionalmente nutritivas y ricas en proteínas, grasas saludables y diversos minerales.

Estas semillas son una gran fuente de proteína vegetal de alta calidad y fácil de digerir. Son una de las semillas con mayor contenido de proteína. Además, son una fuente de proteína completa, lo que significa que proporcionan todos los aminoácidos esenciales.

Los aminoácidos esenciales no se producen en el cuerpo y deben ser conseguidos a través de la dieta. No es común que una proteína vegetal contenga todos los aminoácidos.

Las semillas de cáñamo con cáscara son una excelente fuente de fibra la cual te beneficia de diversas maneras: facilitando la digestión y la eliminación de los residuos, nivelando los niveles de azúcar en la sangre y regulando los niveles de colesterol, entre otros.

Las semillas de cáñamo son también una gran fuente de vitamina E y minerales como el fósforo, potasio, sodio, magnesio, azufre, calcio, hierro y zinc.

Su alto contenido de grasa saludables, particularmente de omega-6 omega-3, te proporciona varios beneficios para la salud como la reducción de inflamación, la mejora del estado emocional, la regulación de los niveles de azúcar en la sangre, el control de hambre entre comidas y la mejora del sistema neurológico.

Otro beneficio de estas semillas es que pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, debido a su contenido de un tipo de aminoácido que promueve la dilatación y relajación de los vasos sanguíneos, ayudando a reducir la presión arterial y disminuir la formación de coágulos de la sangre.

Para las mujeres, estas semillas ayudan a regular los desequilibrios hormonales y reducir la inflamación con lo que disminuyen los síntomas del síndrome premenstrual y los de la menopausia, tales como dolores de pecho, la depresión, irritabilidad y retención de líquidos, entre muchos otros.

Una porción de semillas de cáñamo es 3 Cucharadas. Las puedes comprar enteras o molidas. El aceite de semilla de cáñamo también es muy saludable pero no resiste las temperaturas altas por lo que no es recomendado para cocinar.

Enteras o molidas, las puedes agregar a cualquier platillo como ensaladas, arroz, verduras, licuados, yogurt o granola. Las puedes usar como substituto saludable para empanizar carne, pollo o pescado. Una vez más, el límite es tu imaginación.

Maru es Fundadora de Flaca Forever y Autora del libro “The Mexican Food Diet”, el más vendido en diversas categorías. Ayuda a las mujeres Latinas maximizar su salud y bienestar y a mantenerse en su peso ideal. Contáctala para conocer sus programas: info@flacaforever.com.