SAN DIEGO.- Jorge Flores, es un maestro de la escuela primaria chárter de El Cajón: Excelence and Justice in Education Academies (EJEA), pero este joven hondureño manifiesta un firme compromiso de servir a los niños de su país.

Como miembro de la organización con más de una década de existencia: Students Helping Honduras (Estudiantes Ayudando a Honduras), Jorge ha adoptado un papel activo y se siente feliz de poder colaborar para esta causa.

Entrevistado por El Latino de San Diego durante un evento de recaudación de fondos para impulsar el entrenamiento y formación de profesores que apoyen la educación de los niños hondureños, y la construcción gradual de escuelas, el joven educador afirmó que es parte también del proyecto Teach for America.

Flores dijo que la pobreza en que se encuentra sumida la población de su país, reflejado en falta de escuelas y agravado por la intimidación de pandillas como la Mara Salvatrucha, así como la prevalecencia de un sistema educativo obsoleto y decadente hacen imposible que los niños y sus familias puedan estudiar.

Ellos requieren, continuó Flores, de un medio más apropiado para que se tenga éxito en el proceso educativo y es lo que busca el programa Estudiantes Ayudando a Honduras, creado hace alrededor de una década por el joven japonés Shin Fujiyama, agregó flores. Un dato significativo es que Fujiyama, un egresado de University of Mary Washington, es un filántropo de esta causa y a sus 32 años es el director ejecutivo del proyecto.

Indicó que este programa se lleva fundamentalmente a los países centroamericanos donde ahora vive la población con mayores necesidades de educación, salud y los servicios básicos como son Guatemala, El Salvador y Honduras, pero el mismo se extenderá a otros países en la medida en que se tengan más recursos.

Otro caso relevante es el de la maestra retirada Kate Gogolewski, quien ha respaldado de manera notable este proyecto, patrocinando en conjunto con su esposo la educación de jóvenes hondureñas, una de las cuales ya es profesora en ese país.

“Es para nosotros un gran motivo de orgullo haberla podido ayudar a que se graduara”, dijo contenta, pues la conoció desde que tenía 4 años de edad y siguió su desarrollo hasta graduarse como educadora. Dijo que debido a que se pondría en riesgo su vida, seserva el nombre de esta profesora latina, que tuvo que estar mucho tiempo en Estados Unidos antes de poder regresar a su país.

Gogolewski indicó que gracias a este programa ya se tienen 32 escuelas primarias en Honduras y ahora se trabaja en la formación y entrenamiento de maestros de Estados Unidos.

Por su parte, Maxie Glukman, directora del nuevo proyecto “Train fo Change” (Entrenar para el Cambio, destacó que la meta es haber completado 32 escuelas para finales de este año.

Indicó que este nuevo programa enfatiza en incrementar el progreso educacional de los estudiantes, ofrece herramientas y da poder a los líderes hondureños de la localidad para entrenar a sus maestros de acuerdo con las habilidades que ellos requieren para impulsar a la nueva generación de líderes en ese país.

La entrevistada, quien encabezó un evento de recaudación de fondos para apoyar los programas de Estudiantes Ayudando a Honduras y Entrenamiento para el Cambio, resaltó asimismo que la meta global a alcanzar es construir 1000 escuelas y propiciar el progreso en un millón de estudiantes y las familias de las que éstos provienen.

Glukman, agradeció el apoyo recibido en el fundraiser “a todos los increíbles voluntarios, negocios locales y miembros de la comunidad, por el enorme éxito de nuestro primer evento semi-anual, que permitió recibir alrededor de $7,200 para Educación en Honduras; esto significa que alrededor de 360 estudiantes tendrán oportunidad de experimentar un cambio educacional de por vida”, dijo.

Afirmó finalmente que las personas que deseen ayudar a los niños más pobres de Honduras en su educación, enviar un correo a info@shhkids.org o consultar el sitio: https://www.fundaround.com/ceci/2016-02-04/train-for-change/.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com