El gobierno de México bajó en California su tono de condena a la retórica de Donald Trump en cuanto el magnate quedó esta semana como candidato republicano a la presidencia. “México no se pronuncia sobre procesos electorales” destacó esta semana la canciller mexicana, Claudia Ruíz Massieu tras recibir en Sacramento in reconocimiento del pleno de la legislatura de California.

“México no se pronuncia respecto de procesos internos y particularmente respecto de procesos electorales de otros países, y en el caso de estados Unidos no es la excepción”, destacó. Sus declaraciones contrastan con las que pronunció hace unas semanas cuando dijo que Trump era ignorante y racista”.

Ruíz Massieu había dicho que la idea de construir una barda era “impráctica, ineficiente, errada y francamente nada inteligente”.

Ahora la funcionaria decidió abstenerse de hacer comentarios pero dijo que “sin embargo es nuestra responsabilidad y nuestra obligación levantar la voz para proteger a nuestra comunidad en Estados Unidos”, declaró categórica la secretaria mexicana de Relaciones Exteriores. Ruíz Massieu reivindicó las contribuciones de la comunidad mexicana al crecimiento económico y al desarrollo de Estados Unidos . La funcionaria mexicana dio sus declaraciones en respuesta a preguntas de la prensa acera de Donald. Nosotros no vamos a comentar sobre procesos electorales internos, pero sí tenemos la obligación y el deber de proteger a nuestros connacionales, dijo.

Extraoficialmente hay unos 11 millones de indocumentados en Estados Unidos pero al menos tres millones en California, y de ellos unos dos millones 300 mil son mexicanos. También radica en California la mayor comunidad mexicana con situación migratoria regilar. “Tenemos compañías mexicanas que emplean a 13 mil personas en California, y más de 700 mil empleaos en California dependen de la relación bilateral”, dijo Ruíz Massieu.

Resumió que México es el segundo socio comercial de Calif0rnia y el comercio bilateral se traduce en más de 65 mil millones de dólares anuales. Por su parte el presidente del senado de California, Kevin de León, con quien la secretaria mexicana compartió conferencia de prensa, sí se manifestó contra “de una retórica vil y repugnante”. De León reconoció que se trata de “una narrativa de xenofobia en contra de nuestra comunidad inmigrante”.

“Estamos entrando en una fase muy peligrosa”, advirtió el líder de los senadores californianos. Pero enfatizó “que quede muy claro, que aquí en California no construimos muros, los tumbamos”.

De León también reconoció que California no sería la séptima potencia económica mundial, si se le considera separada del resto de Estados Unidos, si no fuera por las contribuciones de la comunidad inmigrante mexicana. La canciller Ruíz Massieu y el embajador de México en Estados Unidos, Carlos Sada Solana fueron invitados por el senado de California a recibir reconocimiento en el marco de festejos en California pro el 5 de mayo, aniversario del triunfo mexicano en la batalla de Puebla.

Los dos funcionarios encabezaron una delegación que se reunió con el gobernador Jerry Brown, con miembros del senado y de la cámara baja de California y con representantes de la comunidad empresarial.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com