SAN DIEGO.- El fenómeno meteorológico conocido como El Niño se está desvaneciendo, y las condiciones de sequía se mantienen arraigadas en San Diego y el resto de California, de acuerdo con un par de informes dados a conocer recientemente.

El Centro de Predicción del Clima, que forma parte del Servicio Meteorológico Nacional, anunció una probabilidad del 75 por ciento de que un patrón de El Nino podría transformarse en el fenómeno climático conocido como ‘La Niña”.

Como es del dominio público, El Niño se caracteriza por temperaturas más altas de lo habitual agua del océano en el Pacífico ecuatorial y con frecuencia trae más lluvias de lo normal para el estado.

Como es del dominio público, La Niña por el contrario, se manifiesta con temperaturas más frías del agua, aunque Emily Becker de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional informó que su impacto clima es limitado.

Aunque lagos como Oroville y Folsom continúan reportando apropiados niveles de recepción, otras fuentes de almacenamiento no han captado la cantidad de agua que se requiere frente a una sequía permanente.

Y se precisa que salvo dos tormentas más o menos copiosas, El Niño ha entregado solamente precipitaciones moderadas a San Diego y los condados cercanos del sur de California.

El Norte de California, en cambio “recibió mucho más precipitaciones, que permitieron volver a llenar algunos de los embalses que proporcionan agua a la vasta población de California, con más de 37 millones de habitantes.

Como es sabido, la intensa sequía y la previsible falta de lluvias, agregado a un Niño que no trajo la cantidad de agua esperada, motivó las restricciones en el uso del agua por parte del gobernador del estado, Jerry Brown, condiciones restrictivas que se mantendrán por mucho tiempo.