El Optima desempeña un papel fundamental para Kia dentro de su gama, ya que con este modelo pretenden atraer nuevos clientes a la marca surcoreana.

Los diseñadores de Kia han querido hacer más funcional y deportivo al Optima para lo que han aumentado ligeramente las dimensiones respecto a la generación anterior.

La distancia entre ejes ha crecido 10 milímetros, hasta los 2,80 metros; y otros tantos la longitud, hasta los 4,85 metros. El nuevo modelo también es 25 milímetros más ancho (1,86 metros) y 10 milímetros más alto (1,46 metros).

Con estas modificaciones lo que han buscado los diseñadores es dar más espacio a los pasajeros y al equipaje. Y la verdad es que lo han conseguido.

Este Kia, que se fabrica en Hwasung (Corea), es una berlina muy amplia, especialmente atrás donde se sitúa entre los mejores. Con un conductor de 1,80 metros, lo que conlleva una banqueta más retrasada, el espacio para el pasajero que va detrás es abrumador, lo que facilita la entrada al vehículo.

Tres adultos pueden acomodarse atrás sin problemas, aunque, como es habitual, el del centro tendrá menor espacio por el túnel central y por el peor mullido del asiento central, que aloja el reposabrazos central.

Según el fabricante, el mayor ancho de la carrocería dota de más espacio para los hombros a todos los pasajeros (20 milímetros más delante y 17 milímetros más detrás).

Además, el techo más alto ha aumentado el espacio para la cabeza en todo el habitáculo: en 5 milímetros delante y en 15 milímetros detrás.

En la parte delantera los asientos también son amplios y cómodos. Desde el del conductor todo queda a mano y hay distintos huecos para dejar objetos, gracias al freno de mano eléctrico que despeja la zona próxima a la palanca de cambios. Algo más atrás hay una guantera bastante profunda y además en las guanteras de las puertas se pueden depositar botellas u objetos más largos.

Se ha empleado un armazón más rígido en los asientos delanteros que reduce el nivel de vibraciones que se trasmite a través de ellos, al tiempo que incrementa su durabilidad y reduce en 2,6 kilogramos el peso de cada uno.

El uso de una espuma más mullida en los reposacabezas y en la parte superior del respaldo les hace más confortables que antes para el día y los viajes largos. Para que fueran aún mejores les faltaría algo más de firmeza en los laterales que les hiciera más recogidos en los pasos rápidos por curva.

El volante es multifunción y desde el se puede acceder a distintas informaciones y asistentes a la conducción que equipa el vehículo de serie o de forma opcional.

El salpicadero, siguiendo la tendencia actual, es bastante horizontal, con plásticos que mejoran en terminación y ajustes a los de su predecesor. Dicha horizontalidad da una imagen moderna y despejada, con lo que el conductor y el resto del pasaje pueden ver todo de un vistazo rápido.

El climatizador es bizona y la pantalla TFT viene de serie con el navegador y la cámara trasera, que en algunos de sus competidores es opcional, lo que refleja claramente la fuerte apuesta que hace Kia por este modelo, con el que quiere aumentar sus ventas tanto entre particulares como entre empresas para las flotas de su personal.

Para un mayor confort los pasajeros traseros disponen de una salida regulable de la calefacción y de la climatización.

Lo que desentona un poco es que, en este interior moderno y de calidad que se ha dado al nuevo Optima, el arranque por botón esté reservado para la versión tope de gama, el Emotion.

EFE

Ellatinoonline.com