SAN DIEGO (CNS) – Un juez federal de San Diego dijo este viernes 27 de mayo que “muy ponto” revelará los documentos sobre la demanda al precandidato republicano, Donald Trump.

Como se informó, el controvertido empresario metido a político, fue acusado por Tarla Makeff, una residente de Orange County de haber engañado al público con la apertura de la llamada Universidad Trump.

El anuncio del juez obedece a una petición hecha por el influyente diario estadounidense The Washington Post y surge justamente cuando el acaudalado empresario en bienes raíces, se encontraba en San Diego, para ofrecer un discurso en el Centro de Convenciones de esta ciudad.

En el juicio civil interpuesto contra el propietario de la desaparecida Universidad Trump, se le acusa de “realizar prácticas engañosas y estafar a miles de estudiantes que se inscribieron, pensando que los haría ricos en el mercado de bienes raíces. Los estudiantes pagaron hasta $ 35.000 por una carrera elité en bienes raíces”.

El diario habría pedido al juez federal latino Gonzalo Curiel que liberara el contenido de la demanda, que se encontraba concentrado en un grueso expediente, conteniendo cerca de mil hojas.

Pero ahora el tema de Universidad Trump se ha convertido en un tema de campaña y el juez consideró que este era un factor determinante que podría politizar un asunto planteado estrictamente en términos legales, por lo que los documentos deberían ser conocidos públicamente.

No obstante, para demorar la retención del contenido del mismo, un abogado de Trump que en los documentos se contenía información sobre estrategia de mercado, que, al liberarze, podría ser robada por otras empresas.

Ante ello, Curiel ha pedido que el tema se maneje con cautela y respeto hacia las partes, y que una decisión podrá ser conocida “muy pronto”.

La demanda alega, entre otras cosas, que la Universidad Trump falsamente dio la impresión de que se trataba de una universidad acreditada, que los estudiantes sean impartidas por expertos seleccionados por el empresario y ahora precandidato presidencial, y que los estudiantes obtendrían un año de tutoría.

Los abogados de Trump, sin embargo, argumentarían que muchos estudiantes dieron el programa de bienes raíces

de opiniones positivas y aquellos que no pudieron encontrar el éxito lo hicieron por su propia culpa.

Lo que es cierto es que el juicio ha sido programado para iniciar el 28 de noviembre de este año, tres semanas después de que tengan lugar las elecciones generales del 2016.

Un dato curioso es que el polémico Donald Trump aparece en este caso como testigo de la defensa y que, por lo tanto, se podría llamar a rendir testimonio en torno al caso, que podría ser confiado al juez magistrado para el Sur de California, William Gallo.

Pero Donald Trump considera que está siendo “injustamente tratado” y espera ansioso que el juicio se inicie para fijar su postura.