SAN DIEGO.- El virtual candidato presidencial Donald Trump reaccionó con ira ante la orden de un juez de San Diego de que se tendrá que presentar a la corte para responder por una demanda de fraude y por presiones de la prensa pro conocer detalles de la demanda.

El magnate acusó al juez latino, federal de San Diego, Gonzalo Curiel de ser “un opositor” a su candidatura.

Dijo en el Centro de Convenciones que la demanda es un fraude de parte de la forma legal que la presentó.

Mientras tanto, importantes medios de comunicación nacionales como los diarios New York Times y Washington Post demandan que la corte libere documentos con los detalles de la demanda.

Esta no es la primera vez que Trump acusa al magistrado Curiel de tenerle animadversión. En una entrevista hace tres meses el magnate dijo que “el problema es que Curiel es latino y no le gusta que yo tenga un plan fuerte para la frontera” con la construcción de una barda.

El juez ha mantenido la prudencia hasta ahora pero la procuraduría indicó a Trump que no puede acomodar los hechos como le convengan, pues la demanda por fraude fue interpuesta en San Diego en el 2012, más de tres años antes de que Trump siquiera anunciadra su campaña electoral.

La corte ya permitió que Trump dejara de presentarse como testigo tanto de la defensa como de la parte acusadora el pasado 6 de mayo, a petición de abogados de Trump que advirtieron que el juicio se convertiría “en un circo político”.

Pero el juez Curiel advirtió que el magnate tendrá que estar en su corte después de las elecciones de noviembre, gane o pierda la contienda por la presidencia.

La demanda la interpusieron ex estudiantes de la Universidad Trump que aseguran haber pagado decenas de miles de dólares por la promesa de que al graduarse harían fortuna en bienes raíces, pero obtuvieron resultados distintos.

Trump enfrenta otras dos demandas similares, una en Nueva York y otra en Florida.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com