SAN DIEGO.- Los miembros del Cabildo de San Diego y de la junta de supervisores del Condado de San Diego

abrieron sus reuniones con un momento de silencio en memoria de los muertos y heridos en un club nocturno gay en Orlando, el peor de los asesinatos masivos en la historia de Estados Unidos.

“Las palabras realmente fallan en momentos como éste con algo tan horrible -las imágenes y los padres en busca de sus hijos – Es desgarrador y mucha gente está sufriendo en este momento », dijo el concejal Todd Gloria, que representa el centro histórico de la comunidad gay y lesbiana de San Diego, en Hillcrest.

Dave Roberts, que también es gay, presentó el momento de silencio en la reunión de los supervisores, pero no hizo más comentarios.

Anuncian vigilia

Una vigilia y una marcha está prevista a las 6:30 de esta tarde en el LGBT Center de la comunidad de Hill Crest en San Diego para recordar el 49 víctimas de los tiroteos en la discoteca pulso, ocurridos las primeras horas del domingo.

Como se sabe, el atacante, Omar Mir Seddique Mateen, de 29 años de edad, prometió lealtad a ISIS en una llamada al 911 antes ser matado por la policía, según el FBI.

La marcha se encuentra programada para iniciar en el Centro Comunitario LGBT de San Diego, 3909 Centro St., y se dirigirá a Rich, un club nocturno que Gloria llama equivalente en San Diego

a Pulso, en Orlando, Florida, donde tuvo lugar el asesinato de 50 personas y dejó malheridos a 53 más.

Reclaman seguridad

“Durante décadas, las discotecas son un lugar donde las personas LGBT han venido y se sienten seguras y pueden ser quienes son, por lo que este ataque en un club nocturno golpea el corazón de eso; así que queremos asegurarnos de que nuestras discotecas están a salvo”, dijo Benjamin Nicholls, director ejecutivo de la Asociación de Empresas de la comunidad de Hillcrest.

El comentario de Nichols vino luego de que demandaron seguridad y protección al Departamento de Policía de San Diego.

Ante esto, y a raíz de la masacre ocurrida en un centro nocturno de Orlando, Florida, al que suelen acudir miembros de la comunidad gay, la jefa de policía Shelley Zimmerman señaló que las corporaciones policiacas locales se coordinan con las estatales y federales para tratar de ofrecer esta seguridad.