Los refugios que hasta hace unas semanas atendían a deportados casi únicamente a mexicanos en Tijuana se encuentran saturados de extranjeros procedentes de África, Asia, Centro y Suramérica, y de algunos países europeos como Rusia y Ucrania, todos con intención de pedir asilo en la garita de San Ysidro California.

“Los responsables de los refugios evaluamos solicitar al gobierno de Tijuana que decrete una contingencia para que hagamos frente de mejor manera”, dijo a El Latino el capitán Isaac Medina del Ejército de Salvación en Tijuana, “Todos los refugios estamos hasta el tope y los refugiados siguen llegando”.

El gobierno municipal de Tijuana y organizaciones caritativas trasladaban centenares de personas, entre adultos y menores, que acampan al aire libre en inmediaciones de la garita de San Ysidro.

El gobierno de Estados Unidos deja pasar una cuota de entre 20 y 40 personas por día para estudiar sus respectivos casos de petición de asilo.

“El problema es que entran 20 al día y llegan 200”, dijo un hondureño identificado como Julián.

El director de la Casa del Migrante en Tijuana, el padre Patrick Murphy, confirmó que el refugio que dirige alcanzó su límite por la llegada de migrantes de Ghana, Sudán, Etiopía, Haití, Cuba y Venezuela, entre otras nacionalidades.

Informó que ninguna de las organizaciones que apoya a los migrantes sabe por qué se presentó la ola de extranjeros de tantos países a un mismo tiempo por Tijuana, pero advirtió que no hay ninguna prueba de que el flujo se vaya a detener.

Murphy aclaró que la Casa del Migrante tiene apoyo del municipio y mantiene buena relación con el Instituto Nacional de Migración pero ahora es urgente que el gobierno de Baja California cumpla un compromiso de aportar 25 mil pesos mensuales para apoyar el refugio, esa partida se encuentra retrasada desde hace mucho.

Algunos extranjeros confirmaron en las inmediaciones de la garita que efectivamente vienen más personas, que ahora se encuentran en Centroamérica y otras regiones, pero nadie aclaró por qué llegan a Tijuana.

Ninguna institución tiene un número exacto de extranjeros que han llegado a Tijuana porque aumenta cada día, pero extraoficialmente se mencionan más de 500 personas desde fines de mayo. Antes de esa sólo habían llegado unas cien personas de países africanos y de Haití.

La hermana Salomé Lima, de la Casa de la Madre Asunta, que da refugio a madres con niños pequeños, dijo a El Latino que “en cuatro años que llevo de apoyar este proyecto nunca había visto algo como esto”.

El refugio para madres también se encuentra al máximo de capacidad. La mayoría de las personas que han llegado en las últimas semanas son haitianos, pero también vinieron de Brasil, de países africanos, de Ucrania y Cuba.

“No sabemos y todavía no comprendemos por qué llegó esta ola de personas de tan diversas nacionalidades al mismo tiempo, pero con todos los que hemos hablado coinciden en señalar que vienen huyendo de la violencia en sus lugares de origen y que tienen miedo de regresar porque podrían sufrir represalias”, dijo la hermana.

Las autoridades estadunidenses por su parte no han informado acerca del flujo que atiene por cuotas diarias.

Convencionalmente, cada persona que busca asilo o refugio y se le permite ingresar a la garita para a una entrevista con oficiales y después, por lo general, es enviada a algún centro de detención temporal mientras tiene una respuesta. Según la resolución de las autoridades, puede tener un permiso para ingresar al país o, si se rechaza su caso, va a otro centro a la espera de deportación.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com