SAN DIEGO.- Durante las últimas tres décadas la policía de San Diego ha estado en el ojo público por acciones que tienen que ver con una inapropiada conducta, falta de ética o abusos en el uso de la fuerza.

Los casos abundan:

El de el ex policía Anthony Arevalos acusado y sentenciado por demandar favores sexuales a mujeres sospechosas de manejar borrachas en Gaslamp Quater; el de Christopher Hays quien se declaró culpable de arrestar ilegalmente a cuatro mujeres y la pareja formada por Bryce y Jennifer Charpentier quienes admitieron irrumpir en casas de las personas para ‘alimentar’ a sus hábitos de drogas.

Los agentes de marido y mujer Bryce y Jennifer Charpentier admitidos a irrumpir en casas de la gente para robar analgésicos recetados para alimentar a sus hábitos de drogas.

Otro caso que trascendió fue la actuación, el 30 de agosto del 2015, de los agentes Nathan Parga, y Kelvin Lujan, que sin contar “con amparo, una causa probable de arresto o una duda razonable” detuvieron a Luis y Diego Lobaton, quienes habían estado fumando unos cigarrillos, sin que se confirmara que fuera droga.

Pero no sólo los hermanos Lobaton serían entonces arrestados sino la madre de éstos, Hedy Julca, quien se quiso interponer entre los dos agentes, y su pequeño hijo Bryan, de apenas 3 años de edad.

a la madre Jedi Julka, y sus hijos, los niños Luis y Diego Lobaton.

Hallanamientos y malos tratos

De acuerdo con los registros existentes, el incidente ocurrió el 29 de julio del 2014 en el negocio de comunicaciones inhalámbricas Lucky Star Mobile, ubicado en University Avenue en la comunidad de City Heigts.

Y todavía se recuerdan las numerosas quejas que tuvieron que enfrentar los ex jefes policiacos del Departamento de Policía de San Diego, David Bejarano (ahora jefe de policía de Chula Vista) y William Lansdowne, quienes en no pocas juntas comunitarias a las que asistieron, fueron interpelados por ciudadanos respecto a diversos casos de eventuales excesos policiacos.

Uno de esos casos, durante la jefatura de Bejarano, se recuerda el de un hombre que padeciendo de trastorno mental sacó un cuchillo y amenazaría a un agente, quien le quitaría la vida de un disparo con arma de fuego. El ex jefe de la policía de San Diego y ahora de la ciudad de Chula Vista

Con el ex jefe William Lansdowne aún se recuerda el caso ocurrido en Gaslamp Quater a principios de abril del 2005 y que costó la vida al jovem Jacob Faust, de 25 años, un actor y músico, quien por amagar (a un agente) con una arma de juguete, luego de que hubiera sido sería parado por una infracción de tránsito, sería ultimado por un disparo hecho por otro elemento de la corporación.

“Se han cumplido”,

dice Zimmerman

Pese a la controversia que siempre ha desatado el tema, como ha quedado de manifiesto en varias juntas de Cabildo donde ciudadanos se han manifestado porque se liberen conductas policiacas calificadas como irregulares, Shelley Zimmerman salió, de nueva cuenta, en defensa de su corporación

Dijo que de 40 recomendaciones hechas por un reporte federal solamente faltan de cumplir con 7 de ellas, y las cuales se encuentran “en proceso”.

En respuesta a las recomendaciones instruidas del Foro de Investigación Ejecutiva de la Policía (PERF, por sus siglas en inglés), a demanda de los comités de Barrios Habitables de Seguridad Pública de la ciudad de San Diego, la jefa de policía local aseguró que 14 de ellas se pusieron en práctica recientemente.

El informe PERF se emitió en marzo del año pasado en respuesta a repetidas

casos de mala conducta oficial, incluyendo agresiones sexuales a las mujeres e

irrumpir en casas para robar analgésicos recetados, caso ya relatado y que involucra a la pareja de ex policías Bryce y Jennifer Charpentier.