La legislatura de California envió al gobernador Jerry Brown un paquete aprobado de once leyes que buscan regular la venta y posesión de armas de fuego.

El senado estatal confirmó que el paquete, elaborado en respuesta al ataque terrorista en San Bernardino en diciembre, fue aprobado con mayor decisión por la reciente masacre registrada el en Orlando, Florida.

Si el gobernador refrenda el paquete como se anticipa, en California estará prohibida la venta armas automáticas con cargadores desmontables como los que tienen los fusiles convencionales de asalto; tampoco se permitirán los cargadores con capacidad superior a los diez tiros.

Los dos fusiles tipo AR15 que fueron adquiridos en California para llevar a cabo la masacre en un centro de salud en San Bernardino tenían cargadores desmontables con capacidad de disparar hasta 30 tiros simultáneamente.

El senador Isadore Hall, coautor de algunas de las propuestas, dijo que el paquete restringe la venta de armas “que no se usan para tiro deportivo ni cacería”, es decir que son puramente para combate.

Adicionalmente, con el paquete de propuestas en California las autoridades revisaran antecedentes a quienes soliciten comprar armas, pero también y por separado a quienes quieran comprar municiones para armas de fuego.

Los propietarios y empleados de armerías exigirán identificaciones oficiales y vigentes a quienes deseen comprar armas y ellos mismos revisarán antecedentes penales antes de enviar las solicitudes al estado para una revisión más pormenorizada.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com