La distancia entre Diego Armando Maradona y Lionel Messi la marcaron muchas cosas, pero quizás una de las principales es que el fútbol también hace falta la picardía, la vagancia y otra cosita, como hace uso de “la mano de dios” cuando se requiere.

Y es que mientras el primero se consagró coronando a su país y mostrando dotes de sobra, la calidad de Messi está fuera de toda duda y desde hace muchos años que se le ubica como “el mejor delantero del mundo”, aún sobre el portugués Cristiano Ronaldo.

Pero el hecho es que ‘La Pulga’ como se le conoce afectivamente por su corta estatura no ha dado el estirón final que requieren ‘los grandes’ para consagrarse y eso le costó el llanto que desbordó como el gran ser humano, la tarde del domingo 26 de junio y que parecía contenido desde el mundial de Brasil 2014, cuando Alemania derrotó a Argentina en tiempos extras.

“Lamentablemente nos vamos otra vez como siempre. Pensándolo mucho en el vestuario, para mí se terminó la selección. Ya lo intenté mucho, me duele no ser campeón con Argentina y me voy sin poder conseguirlo. Es increíble pero no se nos da. Hoy nos pasó otra vez y otra vez los penales”, dijo un desconsolado Messi, quien se desmoronó desde que fallara en forma increíble el tiro de penal frente a su compañero en El Barcelona, el guardameta chileno, Claudio Bravo..

La maldición que pesa sobre Lionel Messi y los argentinos es harto conocida: cuatro finales, incluida la copa del mundo efectuada hace dos años en Brasil.

Los números son más que reveladores del por qué el llanto del argentino, pero que también muestran al ser humano por dentro y por fuera, y quizás si lo convierte en mejo persona, antes que futbolista.

Derrotas en la Copa América, 2007, 2015 y 2016 y en la reciente Copa Mundial de Brasil 2014 (y en las que ha participado), siendo sus únicas victorias el Mundial Sub 20 de Holanda 2005 y la Medalla Olímpica en Pekin 2008, con la Sub 23.

Messi es del tamaño de jugador que debe dar ejemplo a los niños del mundo y para muchos el llanto no es el mejor mensaje que pueda dejarles, en un planeta sediento de optimismo, pero que es el hombre y cómo alcanza sus sueños si no es aflorando su sentimiento.

Otro mal momento hoy para ‘La Pulga’ en esta derrota de 4 goles a 2 frente a Chile, pero seguramente mañana se levantará con el botín de oro y ayudando a Barcelona a ser tan grande como él.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com