El desayuno es la comida más importante si quieres obtener un buen comienzo para tu día. He visto que cuando no tengo un buen desayuno saludable, mi día no va tan bien: me siento cansada, mi enfoque no es bueno, mi estado de ánimo no es el mejor, simplemente no me siento de la mejor manera.

Al trabajar con mis clientes, me he dado cuenta que no son tan conscientes del poder de un buen desayuno equilibrado y saludable. Muchas de ellas han estado saltándose el desayuno o comiendo lo que sea sin darse cuenta de lo mucho que están afectando su salud, desempeño, humor y por supuesto, su peso. Cuando empiezan a experimentar cómo se sienten al hacer un buen desayuno, quedan sorprendidas y contentas de ver los resultados que provienen de éste pequeño cambio.

Un buen desayuno saludable debe de incluir proteína, grasa saludable y verduras o frutas. Desafortunadamente, lo más frecuente que veo son desayunos con un alto contenido de azúcares y carbohidratos refinados. Cuando te saltas el desayuno o desayunas solamente carbohidratos y azúcares como cereal con leche o granolas o poptarts o waffles o pancakes o panes con café, no tendrás la capacidad de pensar o funcionar a un nivel óptimo. Tampoco tendrás una fuente de energía consistente durante el día. Seguramente batallarás en las tardes para realizar tus responsabilidades.

La proteína es fundamental para poder tener claridad mental y energía consistente durante el día. Al no desayunar o no incluir proteína, no podrás mantenerte alerta ni pensar de la mejor manera. Además estarás provocando altibajos en los niveles de azúcar con lo cual terminarás sintiéndote lenta o con fatiga, irritable o emocional, con poca claridad mental, malhumor, inhabilidad de concentrarte, dolores de cabeza y por supuesto, hambre incontrolada para el siguiente alimento. El tener demasiada hambre podrá resultar en peores decisiones en cuanto a los siguientes alimentos.

En cambio, al incluir siempre un desayuno balanceado con suficiente proteína, grasas saludables y carbohidratos naturales (frutas y verduras), estarás alimentando tu cerebro y cuerpo, y tendrás energía constante hasta la próxima comida. Te sentirás alerta, energética, de mejor humor y con menos estrés. Adicionalmente, podrás prevenir problemas de peso y salud que resultan cuando mantienes constantemente altos los niveles de azúcar en la sangre y cuando vuelves el metabolismo más lento al dejar pasar demasiadas horas entre comidas.

Un buen desayuno no tiene que ser tardado ni complicado. Por ejemplo, un licuado de proteína de alta calidad con alguna fuente de grasa saludable (nueces o aguacate o semillas) es una buena manera de conseguir toda la nutrición saludable que necesitas si estás con prisa o de viaje. Lo puedes complementar con frutas u hojas verdes para agregar aún más poder y nutrición.

Maru es Fundadora de Flaca Forever y Autora del libro “The Mexican Food Diet”. Ayuda a las mujeres Latinas a maximizar su salud y bienestar y a mantenerse en su peso ideal. Contáctala para conocer sus programas: info@flacaforever.com.