SAN DIEGO.- Salvador Pérez y Eric Hosmer demostraron por qué fueron elegidos con las mayores votaciones para el 87 Juego de Estrellas, descargando sendos jonrones y definiendo el partido a favor de la Liga Americana sobre la Nacional, por 4 carreras a 2.

Con gran júbilo recibió la afición de San Diego el tercer Juego de Estrellas en la historia de esta ciudad desde que la franquicia de Los Padres de San Diego iniciaron su primera temporada en las Ligas Mayores de Béisbol (MLB, por sus siglas en inglés) en 1969.

Al arranque del partido en el flamante Petco-Park la cosa pintaba, además, bien para los nacionales, pues el antesalista Kris Bryant, segundo al orden, abrió con un cuadrangular solitario en la primera entrada que los ponía en ventaja, 1-0, ante la algarabía.

Pero la alegría terminaría pronto cuando dos Reales de Kansas City (Kansas City Royals), el equipo que junto a los Cachorros de Chicago (Chicago Cubs) presentaron el mayor número de jugadores, con dos bambinazos consecutivos en la segunda entrada, el primero de Hosmer y el segundo de Pérez, con uno a bordo.

Los dos palos de vuelta entera, prácticamente liquidaron el partido pusieron una lápida con las esperanzas de la Liga Nacional, (y de la mayor parte de los aficionados locales( de empatar la historia de la serie, que antes del juego se encontraba 44 juegos a 43 a favor de la Americana.

Luego de caminar con una fácil victoria para los visitantes, un momento clave que selló la derrota de la Liga Nacional fue, sin embargo, el octavo episodio cuando no pudieron aprovechar una ‘casa llena’ con dos outs, luego de que el lanzador por la Americana, Will Harris terminará ponchando a Aldemys Díaz, para preservar el triunfo.

De hecho, este fue el cuarto triunfo de la Liga Americana de manera consecutiva que ahora le ha ganado en 45 ocasiones a la Nacional.

Cabe hacer mención que antes que diera inicio el partido se les riondió un sentido homenaje a las leyendas del beisbol panameño Rod Carew, y al astro de los Padres de San Diego, el fallecido Tony Gwynn.

Otro momento emotivo del partido fue cuando se anunció que David Ortiz, el gran bateador latino que juega para los Medias Rojas de Boston, jugó aquí su ultimo partido en un juego de estrellas, pues a sus 40 años de edad cumplidos, anunció su retiro del béisbol.