SAN DIEGO.- Por su presunta participación en pandillas del condado de San Diego, Wilbert Ross, de 32 años de edad, fue condenado a cadena perpetua en una corte federal de San Diego.

Luego de un juicio que llevó cinco semanas de duración y cerca de ocho horas de deliberaciones del jurado, éste resolvió que Ross junto a los de nombre Jermaine Gerald Cook, Anthony Foreman y Terry Hollins, son culpables de estafa y corrupción, conforme a la ley federal en la materia.

El veredicto fue leído por la Juez Federal de Distrito, Sabraw Ross, basado en RICO, una ley de 1970, usada históricamente para procesar a miembros de la mafia y el crimen organizado, además de haberle ordenado cumplir 10 años por dos cargos de tráfico sexual.

14 años de prisión,

seudo abogada

Una mujer que se hizo pasar por abogada y estafó a 10 víctimas, incluido una asociación católica por una cantidad cercana a los $57,000 fue condenada a cumplir 14 años de prisión.

Giuliana Bosco Huerta, de 39 años de edad, fue sentenciada “por múltiples cargos de

gran robo, falsificación y robo de identidad”, pero además, se dijo, la mujer ya había sido arrestada en dos ocasiones anteriores.

El Fiscal Héctor Jiménez, aseguró que Giuliana construyó “una aura de credibilidad”, usando números de miembros de la Asociación de Abogados del Estado de California y al hacerse pasar por otras personas, al enviar correos electrónicos a sus víctimas.

Lo acusan de abusar

de una menor

Keith Alan Silvia, de 49 años de edad y ex entrenador de atletismo de la escuela preparatoria Santana High School fue acusado de mantener relaciones sexuales con una estudiante menor de edad, durante el tiempo que laboró para dicha escuela.

De hecho, Alan Silvia tiene que hacer frente a cuatro cargos y de resultar culpable, enfrentaría cuatro años y cuatro meses de prisión, pues los delitos son considerados como ‘menores’.

Fuero los padres de la víctima quienes denunciaron al sujeto, quien habría incurrido en estos delitos en el campus del plantel ubicado en Magnolia, Avenue, y quienes presentaron, entre otras evidencias, una carta de la menor que se encontraría en la mochila de la estudiante.

De acuerdo con el Teniente del Alguacil de San Diego, Dan Brislin, la denuncia fue presentada por la administración escolar y Silvia se entregó este 14 de julio.