El tesorero y el presidente del senado de California declararon en la Convención Nacional Demócrata que la delegación del Estado Dorado es la peor pesadilla para Donald Trump y que de ganar la elección Hillary Clinton, California va a marcar el rumbo que seguirá el país.

El tesorero John Chiang dijo que “aquí estamos, la delegación de California, la peor pesadilla para Donald Trump, y trajimos a nuestros representantes musulmanes, inmigrantes, latinos, mujeres, mexicanos, dreamers, a los de las vidas negras importan y a los asiáticos americanos como yo”.

Es una delegación representativa de la diversidad de California e incluye a todos “en una lista de esto no se toca” para Donald Trump, explicó el tesorero estatal.

La importancia de que lo diga Chiang no sólo es que lo mencione un funcionario estatal que además pertenece a una minoría étnica, sino que es junto con el actual vicegobernador, Gavin Newsom, preaspirante a gobernador de California.

Le preguntaron cuáles serían sus políticas si llega a la gubernatura y respondió “espere y verá”.

Pero el presidente del senado estatal, Kevin de León, quien creció en Barrio Logan, explicó que si Hillary Clinton gana la presidencia, California va a marcar el rumbo del país.

“Así como llevamos a California a ser la sexta economía mundial y competimos por ser la quinta economía mundial, sin descuidar a nuestros niños y elevamos el salario mínimo, así vamos am arcar el rumbo”, dijo De León.

Dijo que las políticas que impulsaron los demócratas en California llevaron el crecimiento económico y la inclusión “y, mis amigos, esa es la manera en que gobiernan los demócratas, y es como dirigimos hacia el éxito”, reiteró.

En contraste el sentir de algunos republicanos de California es de preocupación.

Por ejemplo, Luis Alvarado, un estratega de medios de comunicación de los republicanos, quien ya declaró que no votará pro Trump, dijo sentirse “triste y decepcionado”.

Desde hace 20 años el panorama electoral cambió gradualmente en California desde la retórica del exgobernador Pete Wilson al punto que los demócratas llegaron a ser supermayoría en California, es decir a ocupar todos los puestos importantes y de elección.

Alvarado piensa que la irrupción de Trump con su polémica retórica contra latinos y minorías puede sepultar al Partido Republicano de California después de que algunos miembros cono Alvarado se han esforzado por abrir su partido a las minorías.

Hoy cerca del 80 por ciento de los electores latinos en California está registrado como demócrata. De acuerdo con Alvarado, las políticas de Trump y que le apoyen los republicanos puede ser muy costoso e términos de electores en California.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com