CHULA VISTA.- Son obras que iniciaron hace 3 años y que se han pospuesto por incumplimiento del contratista con las agencias SANDAG y CALTRANS.

El proyecto llamado South Bay Rapid Project (Proyecto de Transporte Rápido del Sur de la Bahía), representa una inversión inicial de $128 millones a lo largo de 26 millas, y está planeado cubrir la ruta del Puerto de Entrada Otay Mesa-Downtown San Diego, con el empleo de la nueva carretera de cuota 125 que conectará con el I-805 Sur Express Lanes.

Pero la obra, que ya opera en ocho millas, es causa de dolores de cabeza a inquilinos y funcionarios por su tardanza, el ruido y el costo, tanto en lo económico como en lo humano, que dicha tardanza ha representado.

El ingeniero Ramón Martínez, gerente de la obra de CALTRANS, confirmó en entrevista con El Latino que efectivamente existe una tardanza considerable en la fecha en que la empresa contratista se comprometió a terminar y entregar las obras, al 1 de octubre del 2015, lo que significa casi un año de retraso.

Indicó que aunque en un principio se pensó retirar el contrato a la empresa y contratar a otra, se analizó el inconveniente que representaría una nueva adjudicación de obra a una contratista que probablemente no tuviera la misma experiencia, causando un mayor perjuicio a las comunidades donde los trabajos se llevan a cabo.

No obstante, el funcionario de CALTRANS anticipó que la misma se podría concluir y entregar durante el próximo mes de septiembre, y advirió se le está aplicando a la empresa incumplida una multa de $10,500 por cada día de retraso, con el fin de que agilicen las obras.

Postura de los vecinos

Sobre los señalamientos hechos por algunos vecinos de East Palomar quienes residente a la altura de Park Boulevard y Raven, junto al I-805, dijo que se hicieron estudios ambientales, de tráfico y de ruido, y el resultado en general es que si observó “un pequeño aumento”.

Sin embargo, Sonia y Orlando Arbayo, vecinos del lugar quienes dijeron tener 8 años de residir en 1287 Nation, consideraron que el ruido, en muchas ocasiones, sobrepasa el nivel acostumbrado y aunque se construyó una barda que se suponía era adecuada para reducirlo, “ahora es mayor”.

La pareja y padre de dos hijos, dijo que aunque este proyecto “es una buena idea, ha sido mal planeado”.

La señora Sonia Arbayo expresó también inquietud acerca de las velocidad con la que los vehículos (Autobuses Express y vehículos de viaje compartido) que tomen la llamada Rampa de Acceso Directo (DAR), la Estación de Tránsito y el Área para Estacionamiento.

Manifestó en este sentido que tiene a uno de sus hijos en la escuela primaria Palomar Elementary (ubicada) a un costado del acceso, “y los niños, salen muchas veces corriendo y no se fijan en los autos, y podrían ocurrir accidentes”.

Se sancionaría a conductores

que no respeten señalizaciones: CALTRANS

Sobre este particular, el ingeniero Pedro Aguilar, de CALTRANS, afirmó que los automovilistas y conductores de autobuses tendrán que respetar las velocidades marcadas en los límites de velocidad, y si no, serán sancionados, además de que el área permanecerá cerrada al tránsito local.

En esta postura coincidió el ingeniero Ramón Martínez, quien dijo que oficiales de la Patrulla de Caminos de California (California Highway Patrol, CHP), estarían en el sitio durante ciertas horas, verificando que los automovilistas respeten las señales de tránsito.

Otros impactos

La señora Sonia Arbayo, quien asistió con su esposo Orlando a una junta de información efectuada el sábado 30 de julio en el sitio donde se realizan los trabajos, afirmó que debido a las obras de construcción le afectaron su sistema de desague o drenaje, la línea de luz y le quitaron frutales que tenía en su domicilio, sin que se les reparara.

Otro residente dijo a este semanario que debido al polvo que se levanta por las obras, “mi casa está negra de tierra”.

Residentes de la zona de East Lake y Palomar han manifestado asimismo preocupación porque en el transcurso de los trabajos se han tirade árboles y fauna Silvestre, el cual –han expresado- es el único pulmón verde que existía en el área.

A ello, el ingeniero Ramón Martínez respondió que este impacto ambiental tendrá que no sólo reponerse sino mejorarse, con la reforestación del paisaje al término de las obras, y para eso, dijo, ya se ha contratado a una empresa que lo llevará a cabo.