RIO DE JANEIRO.- Hace 12 años, el maratonista brasileño Venderleio de Lima se encontraba a punto de conquistar una medalla de oro para su país.

Eran los juegos olímpicos de Atenas, Grecia, el mismo escenario que hace mucho tiempo dio inicio a los populares juegos.

Lo cierto que en segundos, un joven salido quien sabe de quien sabe dónde, se avalanzó sobre Lima y ante su sorpresa y desesperación lo sacó de la pista y literalmente de la competencia de Maratón.

Sin que lo imaginara, este atleta que iba como líder indiscutible de la carrera ¡había quedado fuera! Y perdido su merecida medalla de oro, teniendo que conformarse con el bronce. Pero ahora, a una década y media del triste incidente la historia se ha encargado de compensarlo.

Fue él el encargado de encender el fuego olímpico en la inauguración de las XXXI Olimpiadas de Río 2016, que llevan como lema “Un Mundo Nuevo” y fue como una manera de recompensar su mérito como atleta, un honor que ha merecido y disfrutado ¡con creces!.

La vida y el tiempo le hizo justicia.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com