SAN YSIDRO.- El recuerdo de aquella amarga tarde del 18 de julio de 1984 aún cimbra a la familia de Maricela Félix y Astolfo Félix Cenjudo.

Astolfo aún lleva una bala en el cráneo a consecuencia de la terrible balacera iniciada por el ex combatiente de Vietnam, James Oliver Huberty, que salió de su casa con la descabellada idea de “voy a matar humanos” y que costaría la vida a 43 personas en la llamada Masacre de San Ysidro.

Por su parte, Maricela ha tenido que hacer frente a lesiones neurológicas, que le han dejado un lado de la cara semiparalizado y ceguera en un ojo, además del estrés que causa a la familia sus juicios interpuestos (y no resueltos) ante tribunales estatales y federales.

Pero de algo puede estar orgullosa esta madre y así lo evidencia su hija Karla en una pregunta que le hicimos: ¿fue tu padre el que te salvó? No,fue mi mamá, respondió de inmediato.

En efecto, en el trágico momento se encontraban en compañía de su hija Karlita, de apenas 4 meses de edad, quien resultó herida en cuello, pecho y abdomen, mientras su padre Astolfo fue lesionado en el pecho y la cabeza. ¡Por favor, salva a mi hija!, le gritaría a una buena mujer, que salvaría la vida de la bebé al llevarla a un hospital.

Karla, 32 años después vive para contarlo, y ofreció su testimonio para el filme “Tragedia en San Ysidro, el emotivo y humano thriller 77 minutos, dirigido por Charlie Minn y el cual se estrenará a partir del sábado 23 de septiembre en Ultrastar Mission Valley.

Se les recomienda este gran película.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com