Llegaron de más de una docena de estados a la esquina donde California se funde con el Pacífico y México para clavar pequeñas cruces de un pie de alto en la arena, como símbolo de los migrantes que han perdido la vida al cruzar la frontera, y de ahí comenzaron a caminar 150 millas; van a pie al centro de detenciones de Los Ángeles.

“Un grupo de cristianos, católicos, protestantes, carismáticos, nos reunimos para recorrer desde aquí el camino que siguen muchos migrantes. Vamos a caminar a Los Ángeles para llevar el mensaje de que los inmigrantes son bendición para nuestra sociedad y nosotros los aceptamos”, dijo Noel Castellanos, uno de los coordinadores de la marcha, de una iglesia de Chicago.

Bajo una vigilancia prudente a distancia de la patrulla fronteriza, los participantes rezaron y entonaron cantos de su fe, en los que hablaron de la situación migratoria.

Cada día el contingente va a caminar en promedio ocho millas. Descansará en iglesias que ya han acordado apoyarlos para que cenen todos juntos y descansen antes de proseguir al siguiente día.

Mónica Curca, la portavoz de la marcha, dijo que en el condado de Orange van a permanecer un poco más con intención de difundir su mensaje.

“El condado de Orange se caracteriza porque es un poco más conservador y entonces a veces necesita escuchar el mensaje de aceptación de los inmigrantes desde nuestro punto de vista cristiano”, explicó Curca.

La marcha se llama “El camino del Inmigrante” y lo convoca la Asociación para el desarrollo Comunitario Cristiano, con sede en Chicago y representaciones en todos los estados del país. También cuanta con el apoyo de importantes organizaciones civiles como la Fundación California Endowment.

Ante el Centro Metropolitano de Detenciones de Los Ángeles, el grupo cantará y rezará nuevamente.

“Creemos que para las personas que se encuentren en ese momento detenidas será muy importante saber que allá afuera hay alguien que se preocupa por ellas y que las acepta”, explicó Castellanos.

El contingente cristiano espera que en el trayecto se sumen por tramos otros interesados en la marcha y en el mensaje a los migrantes. Mar Cárdenas, por ejemplo, de la Iglesia Unitaria Universalista de San Diego, dijo que caminaría de la barda a Oceanside por compromisos.

“Pero es importante acompañar al menos un trecho; en una atmósfera electoral contra los migrantes el mensaje es muy importante”, dijo.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com