Calzarse unas chanclas y vestir una camiseta marinera en verano es una tendencia que vuelve y vuelve con el calor. Este año la moda ha ido más allá y ha hecho que vestir un par de zapatos Birkenstock sea un “must” de esta temporada.

Con poca variedad de modelos, eso sí, todos “˙únicos”, como informa en su página web, esta firma alemana nacida en 1774 ofrece a su legión de seguidoras y seguidores la posibilidad de cambiar los colores y la piel con el objetivo de adaptar esta sandalia, de horma poco estilizada, a cualquier situación.

Y el resultado es que en la actualidad la “moda Birkenstock” se ha expandido a todo el mundo hasta el punto de que se trata de un calzado que, de venderse en ortopedias o grandes centros comerciales hace años, ha pasado a encontrarse con facilidad tanto en tiendas físicas de moda como en diversas páginas web.

Pero está claro que si han saltado a los principales titulares de las grandes cabeceras de moda ha sido porque, ya desde el pasado año, se subieron a las pasarelas internacionales diseños que buscaban parecerse a los modelos de la firma alemana.

COMODIDAD EN LAS PASARELAS

El modelo más aplaudido fue la versión de lujo que la casa francesa Céline, de manos de su diseñadora Phoebe Philo, presentó en el 2013. Se trataba de una versión de las sandalias alemanas, pero con una mullida plantilla de pelo largo en diferentes colores, desde el blanco al negro pasando por el rojo y el azul.

Un diseño que conquistó, y lo sigue haciendo, a muchos de los estilismos de las mujeres más “it” del panorama internacional, entre las que destacaron la top española Sheila Márquez.

A esta moda de la chancla de toda la vida, pero versionada, también se apuntó el diseñador americano Marc Jacobs cuando en su desfile primavera-verano 2014 en la Semana de la Moda de Nueva York hizo que sus modelos desfilaran con sandalias planas de apariencia cómoda.

En esta misma cita, otras marcas como Edun o Houghton también calzaron a sus modelos con diseños “a lo Birkenstock” y otras, como la firma Dries Van Note.

CON UNA PAR DE DEPORTIVAS

En el terreno deportivo, si en el invierno las protagonistas fueron las zapatillas, con la marca New Balance como preferida de la mayoría de los estilismos, este verano es la época de chanclas deportivas, de las que en los múltiples eventos deportivos vemos lucir a los nadadores y nadadoras.

Y es que, si desde hace más de tres años la firma brasileña Havaianas, las clásicas chanclas de dedo, estaban en el número uno del podio de las sandalias de plástico, este verano han quedado desbancadas por las tradicionales y sempiternas Adidas “Adilette”, con suela gruesa azul y tiras a rayas blancas y azules que tantas veces hemos visto calzar a nuestros padres y hermanos.

Ponerse estas deportivas chanclas parece que no tiene límite, como han demostrado algunos ‘blogueros’, en este caso hay más chicos que chicas, que las han convertido en un “must” que les da mucho juego para estilismos tanto de día como de noche, llegando incluso a lucirlas con calcetines blancos.

Con tendencias como estas, el mundo de la moda vuelve a dar lecciones de que todo es posible, por muy increíble que nos parezca.

EFE

Ellatinoonline.com