Para la mayoría de las mujeres, nos es natural poner en primer lugar a la familia y en último lugar nuestro cuidado personal. Yo soy culpable de haber hecho esto por mucho tiempo hasta que un día me di cuenta que hacer esto me estaba previniendo de sentirme bien conmigo y por lo tanto, no poder ser la mejor mamá o pareja.

Cuando no nos sentimos bien con nosotras mismas, nuestros hijos (incluyendo los bebés) y todos los que nos rodean perciben esto. Para empezar a cuidarte no necesitas mucho tiempo ni dinero. Aquí te comparto varias cosas que puedes hacer desde la comodidad de tu casa. Estas no solo te relajarán, sino que te harán sentirte y verte mejor.

  1. Cepillado en seco. Hacer esto estimula tu sistema linfático y te ayuda a remover las células muertas y las toxinas que tu cuerpo acumula con el tiempo. Necesitas un cepillo de alta calidad con cerdas de materiales naturales que se sientan rígidas pero no demasiado y con un mango largo para alcanzar las partes de atrás de tu espalda. Lo usas con la piel seca. Cepillarás desde pies (las plantas de los pies también) hasta cuello. Evitarás la cara, partes delicadas o áreas lastimadas. Cepíllate en dirección hacia tu corazón. Para las áreas debajo de tu corazón cepilla hacia arriba. Para partes de arriba cepilla hacia abajo. Utiliza presión pero no demasiado. Tu piel terminará rosada pero no roja o irritada. Cepilla tanto tiempo como quieras. Termina con baño de agua caliente. Hacer esto es bueno para desintoxicar tu cuerpo, mejorar la piel y disminuir celulitis.

  2. Vapor. Puedes usar una olla con agua hirviendo y poner tu cara cerca (sin quemarte) para que el vapor abra los poros de tu piel. El calor aumenta la circulación y ayuda a sudar toxinas. Hazlo de 5 a 10 minutos para tener beneficios.

  3. Exfoliar. Después del vapor usa un exfoliante natural para quitar células muertas y terminar de limpiar los poros. Para una receta natural pero efectiva, mezcla 1 Cucharada de Azúcar morena y 1 cucharadita de cacao en polvo. Agrega ½ Cucharada de aceite de Oliva o de semilla de uva, o más hasta que tengas la consistencia deseada. Aplícalo a tu cara con movimientos circulares de 1 a 2 minutos y enjuaga.

  4. Remojo de uñas en aceite de oliva durante 15 minutos. Esto las fortalecerá y les dará un brillo de salón. Al terminar, enjuaga el aceite.

Trata de hacer estos rituales una vez por semana. Puedes poner algo de música para relajarte más. Estos cuidados tan simples te harán ser más efectiva y positiva durante el resto del día.

Maru es Fundadora de Flaca Forever. Ayuda a las mujeres Latinas a verse y sentirse mejor que nunca. Contáctala: info@flacaforever.com.